Sunday, 23 January 2011

Back to the Crossroad

No sé si alegrarme por ella o no. Lo peor de la vida es darse cuenta de que es incertidumbre, de que pocas cosas son seguras, de que jamás puedes tener la certeza. Eso no existe cuando se trata de decidir. Antes no. Sólo después, cuando ya has elegido, cuando ya ha pasado el momento y puedes ver qué consecuencias ha traido.

En el cruce sólo vio un camino. Entonces lo vio claro. De hecho, no vio más posibilidades. Se veía un camino seguro, soleado, tranquilo y despejado. "Es éste. TIENE que ser éste", se decía. El otro, oculto por la bruma y las sombras, no permitía ver más allá de un paso. Cegada por la quietud que transmitía la senda, siguió la inercia de sus propios pies y avanzó por el camino que se obligó a sí misma a tomar empujada por el miedo.

Este verano, el camino terminó. Allí parada, se dio cuenta de que aún podía dar media vuelta y al girarse para ver sus pasos se encontró de nuevo ante el cruce. ¿Era el mismo cruce o era otro nuevo? Los árboles parecían más viejos. Otro aire lo movía todo. Olía diferente... Pero parecía el mismo lugar...

Era el mismo sitio. Era ella la que había cambiado. Lo noté en sus ojos cuando la vi de nuevo. Después de tantos años, nos habíamos vuelto a encontrar allí. Ella por fin se decidió y se adentró por el camino oscuro, donde la esperaba sin que lo supiera.

Dark Road by MOSREDNA

¿No tienes miedo?
Sí...
¿Y qué vas a hacer? ¿Vas a seguir?
Por ahora, es el camino que debo tomar.
Pero está muy oscuro...
Haré un antorcha. He aprendido a hacer fuego.