Tuesday, 1 September 2009

Something Lent

No ha pasado demasiado, pero lo justo para sentirme diferente.
Algo ha cambiado en mí y no sé muy bien explicar qué ni porqué.

Desde hace un tiempo tengo una sensación extraña. De extraña. De extranjera en mi casa, mi entorno y mi propia vida. Como si nadie me conociera ni yo conociera a nadie. Sola. Ajena. Y con un regusto nuevo, como si fuera otra.

Puede que haya sido el dolor, que me ha abierto los ojos y la mente. Que me haya hecho darme cuenta de que estoy de prestado. Porque así es la vida. Algo que te dan otros de prestado. La tienes mientras la usas, bien o mal, pero no te la puedes quedar. Sin más, aparece el encargado de llevársela. En cualquier momento llega el "Fin" y te pilla preparando las palomitas.

Además, desde hace un par de semanas, tengo un pálpito. Algo va a pasarme. Medio o largo plazo, para bien o no, pero tengo un runrun por dentro de que mi vida va a cambiar. No soy buena jugando a la loto, así que es posible que mi palpitación sea pura patochada o producto de un mes medio drogada. Quién sabe.


11 comments:

Javi said...

Pfff, la de veces que he tenido esa sensación de ser un extraño en mi entorno, de incomprensión tanto de los demás hacia mi, como yo con los que me rodean (el viernes pasado sin ir más lejos). En mi caso es una sensación pasajera (que puede durarme días)pero recurrente.

En cuanto a lo del pálpito, yo no soy de creer mucho en estas cosas pero ¿no dicen que las mujeres tienen la intuición más acusada?... bah, seguramente serán las drogas xD

Por cierto, se te echaba mucho de menos, cuídate chiquilla ;)

Premaswarupa said...

hola amiga... tanto tiempo :)

Pues debo decir que los renacimientos siempre se me han hecho dolorosos, no se por qué.

Te puedo asegurar que las cosas, en efecto cambian, aunque muchas veces (hablo por mi) he querido que se queden así, tal y como están. Luego he visto que ese cliché de "lo que no mata, engorda" no puede ser más cierto.

Ánimo amiga, de este lado de la orilla te mando miles de abrazos. Tenemos pendiente una botella de vino y una charla.

Besos

Ruth said...

Jo, Victoria, lo estás pasando mal y eso es chungo, chungo. Me quedo preocupada después de leerte. No pienses más de lo conveniente, que tan malo es no pensar como pensar mucho. Sea lo que sea lo que tenga que pasar, no vas a estar sola. Cuando una cambia, cambia todo lo que nos rodea y a pesar de eso nos cuesta adaptarnos. ¡Muchos besos!

iResponsable said...

Es lo segundo, te lo digo por propia experiencia (3 hernias discales y una estenosis de nada).

iResponsable said...

Y la parienta asmática y fibromiálgica.

¡Vaya par!

Fet said...

Conozco la sensación de ser un extraño en mi hogar. Y en el curro. Y en el centro comercial...
Va a ser que soy raro.
Lo ominoso dará paso a la claridad y al menos has disfrutado de las drogas. Aunque la situacion no haya sido excesivamente placentera.

Anímate amiga, sé que te va a ir muy bien, tomes la decisión que tomes.
Se te quiere.

illeR said...

Joo, pues yo estoy igual. En mi caso supongo que mudarme es la causa.

Besitos!!!

Nanny Ogg said...

O tal vez tu pálpito sea un deseo de cambio... ¿o no?

Besos

Pablo said...

Es una sensación que todos hemos tenido alguna vez. La de no encajar, la de que no conocemos a nadie... Pero, como decía otro comentarista, suele ser una sensación pasajera (afortunadamente, añado).
Cuídate.

Luna said...

Abra bine los ojos, y espere,no vaya a ser que el pálpito suceda y la pille haciendo pipí.

Besines.

Evitadinamita said...

Anímate, cariño. Es por ahí por donde tienes que empezar. Y veo que, no sólo tú, sino que también los que pasamos por aquí, somos una gente pa echar de comer a parte, vamos, raritos de narices.
Por lo tanto, sí, yo también he tenido esa sensación. No sé si habrán sido las drogas o un pálpito, pero respira y vive, porque lo mejor está por llegar. Piensa así porque te lo mereces y es la mejor manera de sobrellevar el existencialismo cuando la vida putea con regalitos como los que cuenta el iResponsable. O también, simplemente, por ser una como es.
Te quiero mucho nena.
La primera vez que entré en el retorno del Jedi (de livespaces)me dejaste anonadada sólamente con el derecho de admisión. Tú Brillas.