Tuesday, 21 April 2009

No End...

Espero que hoy, por fin y después de casi dos meses, esté terminada la obra de la cocina.
Madremía... La cocina... ¡A quién se le ocurre ponerse de obras en la cocina!
¡Y con un extranjero! Que sí, que si fuera español habría tardado lo mismo, pero habría sido por las pausas del desayuno y no porque no se entera de lo que tiene que hacer.
Y ayer los pintores...
Por lo menos pintaron las rejas de siete ventanas, la verja y su reja en una mañana.
¿Y cuánto tiempo estuvieron los que colocaron la verja?
Un día. Y éste para colocar papel y un zócalo en la mitad de la cocina ¡que ni siquiera es la habitación entera! Casi dos meses. Estoy hasta las narices.
Cuando se presenta...
Exacto. Porque ayer se suponía que iba a venir a terminarlo y ni apareció.
Es lo que pasa por coger a gente sin experiencia...
Lo sé, pero bueno... En algún momento tiene que adquirirla... Aunque también es mala suerte que vaya a ser con mi cocina, leches.
Y cuando termine éste, ya está ¿no?
...
¿No?
Queda cambiar la puerta de entrada...
Mamma...
Lo sé...

12 comments:

Javi said...

En algún circulo del infierno el castigo debe ser tener obras en casa de manera perpetua, no sé cual exactamente pero pa mí que Dante no pudo olvidarse de semejante tortura.
Paciencia.

Fet said...

Si se le ve la hucha cuando se agacha es que es un currela como está mandao-

Ruth said...

No me hables, que nosotros vamos a reformar la terraza, los patios, la fachada y la escalera. Así, de golpe y porrazo. Y además están haciendo obras en la calle, arreglando la acera. Qué sinvivir.

danikardone said...

jo, en casa de mis padres la remodelación de cocina+baños empezó un uno de julio y terminó por navidades. ésto fue hará unos quince años, desde entonces no han habido huevos de volverse a meter en bernjenales y la casa se les va a terminar cayendo en la cabeza xD

Premaswarupa said...

pues Victoria...
Creo que no hay nada peor que renovar la cocina... quizá el baño, pero la pelea es ardua.

Ánimo guapa, que ya casi terminan.

Besos desde mi orilla.

Pablo said...

Consuélate pensando en que ya queda menos. Y es que a veces las obras parecen el cuento de nunca acabar.
Un beso.

Zanzara said...

Las obras en casa son un infierno... Además, lo peor que se puede hacer es empezar con ellas, porque cuando te das cuenta, has cambiado media casa y llevas casi un año de obras... O media vida, como le pasa a la madre de M.

Un beso y ánimo!!

Nanny Ogg said...

Obras, obras, obras, eso sí que es el infierno de verdad y no lo que nos pintaban en clase de religión cuando era pequeña :D

Besos

EdeEngreído said...

la última vez que tuve obras tuve la suerte de poder pasar ese tiempo fuera, bien lejos de tanto desastre! acabo de llegar aquí pero me veo obligado a desearte suerte. ya queda poco

Dude said...

jajaja camisa de once baras, creo q lo llaman.

Salu2

iResponsable said...

Pues yo estoy con el garage y el jardín al mismo tiempo, qué quieres que te diga.

illeR said...

esta mal, si te digo que me he reido,jejeje...es que mientras te leia estaba viendo a los obreros de la tira, un programa de la sexta ¿lo conoces?

Pd - me alegra poder vovler a leerte :)