Monday, 23 March 2009

In the Blind's Kingdom...

Comprobado. Diría que pseudocientíficamente. Es como cuando llevas el coche al taller. Hace un ruidito cuando coge las curvas. Ñiiiiiii-ic! Ñiiiiiii-ic! Es conducir el mecánico e ir como la seda. Pues con el médico igual.

Un día, el ojo izquierdo y sólo éste - detalle que no deja de sorprenderme - comienza de madrugada y por las buenas a dolerme como si fuera a reventar. Llora a borbotones y no consigo abrirlo. Intentarlo es insufrible, pero finalmente, y después de quince minutos de suplicio logro abrirlo lo suficiente como para aplicar un colirio. A lo largo del día, siento como si me clavaran un aguja cada vez que parpadeo y un dolor profundo se extiende por toda la cuenca del ojo para agarrarse a la cabeza. Ésta sería la primera de muchas veces.

Será del ordenador. Lo dejo. Sigue.
Será de leer. Lo dejo. Sigue.
Será de la tele. Me meto a monja. ¡Y sigue!

Tras los tanteos y dos últimas semanas fatal, me pregunto ¿será de la alergia...? ¿Es posible que esos pájaros cantando, ese sol deslumbrador, esos locos en pantalón corto y esas piradas en tirantes no fuesen suficiente pista de la llegada de la primavera? Sí, es posible.

Normalmente me adelanto a todo eso. Los estornudos, picores de garganta y dificultades respiratorioas suelen ser una alarma bastante efectiva y anticipada de la llegada de la primavera. Sin embargo, esta vez ha sido diferente y sólo la aparición de un esporádico picor de garganta me ha llevado a plantearme la posibilidad de que mis reacciones alérgicas hayan mutado después de diecisiete años de tratamiento.

Tomo mi medicación y el picor no vuelve, pero la irritación y el dolor ocular vuelven intermitentemente. ¿Podría ser algo más? Podría ser un desprendimiento de retina y será mejor que me vea un médico, me aconseja mi madre. ¡Sí, mamá, no estaba asustada! ¡Gracias por tus comentarios tranquilizadores!

La médico de urgencias me revisa. Tras aplicarme un colorante para comprobar la ausencia de heridas y acojonarme con la visión de una jeringa que sólo serviría para limpiarme con suero, determina que podría ser una conjuntivitis y me receta un colirio antibiótico. Sin embargo, no termina ahí. Me recomienda... Que vea a mi médico de cabecera ¡Mister Simpático!



Continuará...

9 comments:

Evitadinamita said...

Jodó! Y yo pensando que nos ibas a contar la última de Fabra...
Hay que ver lo descriptiva que puedes resultar,creo que me está doliendo el ojo de imaginarlo.
Ponte buena y ve a ver al simpático, aunque sólo sea para que te derive.
Muchos besos, guapísima. =)

Javi said...

Definitivamente el tema sanitario te hace sacar tu vis cómica como ningún otro. No puedo evitar reirme con esta situación,cosa que está mal, pero es que es inevitable tal y como lo cuentas. Suerte con mister simpático.

P.D: Benditas sean las madres XD

Pablo said...

Es que los médicos pueden llegar a ser un peligro. A veces, dan más miedo que las propias enfermedades, jeje.
Un beso.

Carabiru said...

Mejórate!!

Joer, como fastidia cuando en el momento en el que vas al médico, ya no tienes los síntomas...

Tea Girl said...

Mmmmmm...

Espero que te mejores prontito y no tengas que visitar al de cabecera.


Besos

Fet said...

Pues yo te recomendaría unos porros, que reducen la presión intraocular y pinta que para tu problema sería una buena solución.
La pega es que el componente del cannabis que consigue ese efecto es el THC, y tiene efectos secundarios bastante conocidos.
Aunque sería cuestión de probar con dosis muy pequeñas y aumentarlas hasta que se consiguiesen resultados, lo mismo no sería necesario ponerse ciega como un puma.
De nada, son 60 euros de vellón.

Dark Santi said...

Calla calla, que tengo un mosqueo con mis amigas... ¡¡no me pasan las fotos!! Y este viaje NECESITA ser documentado en condiciones. La entrada está cogiendo polvo la pobre... xD

Creo que frikearé sobre Galáctica, que ya terminó y así quito ese post, que huele a vagancia (de la cual, aunque te alegres y gracias, nada, que no hago más que mierdas de clase -_-U buuuuh).

danikardone said...

a mí, que sea una alergia primaveral y te dé solo en uno de los dos ojos, no me cuadra tampoco nada (a no ser que te paseases unos días disfrazada de pirata por ahí, claro). y una conjuntivitis... dolorosa? yo dejaría la cita con mister simpático para un sábado noche romántico con velitas y violines; y me iría de cabeza a un oftalmólogo con la copia de tu informe de urgencias

Nanny Ogg said...

Caray, hasta yo me he acojonado con lo de la jeringa... a ver qué se cuenta Mr. Simpático... y cuídate.

Besos