Sunday, 13 July 2008

Day Three.

Lectura.

Al ser cita única, por muy tarde que sea tu turno debes estar allí a las 8'30 de la mañana, así que, aun siendo la última, allí estaba yo a la hora.

Dos horas y media después de espera, vasos de agua, nervios, visitas al baño y conversaciones que aumentaban los nervios y confirmaban mis sospechas de que todo aquello no llegaría más allá de la experiencia, me tocó entrar a leer.

Me presenté al tribunal y saqué los folios del sobre. Mi examen de dos folios y el esquemita. Tras explicar este último, leí mi examen. Inicialmente tranquila, me fui poniendo nerviosa conforme pasaba el tiempo. Cada vez me parecía más al tipo de los anuncios de Micromachines, pero con Parkinson. Con la rapidez y el tembleque estaba transmitiendo inconscientemente mis ganas de salir pitando de allí.

Cuando por fin terminé, sentí un gran alivio. Y debí haber salido dando saltos de alegría porque aquello había sido el discurso presidencial de Kennedy en comparación con lo que ocurriría poco más de una semana después: la exposición del trabajo.

Un trabajo de dos partes, una técnica, que se entregaba el día de la presentación (y que terminé de imprimir el día antes), y otra práctica que no era necesario presentar. La técnica fue una mezcla de otros tantos ejemplos que me fueron dejando un par de meses atrás, con alguna parte inventada de mi cosecha, y la práctica, casi un plagio de un libro que nunca llegué a terminar. Esta última parte fue la que me trajo quebraderos de cabeza los días previos.

Explicaré esta parte lo más detalladamente posible porque resulta fundamental para comprender la situación: En la parte técnica se debía adjuntar una lista de las unidades de las que constaría la práctica, siendo el mínimo quince (que fue lo que hice). Sin embargo, sólo tenía pasadas a medias del libro al ordenador catorce de ellas, y terminadas unas nueve. Debía completarlas con documentos y anexos variados que en su mayor parte aún no había encontrado.
El trabajo técnico reflejaba que cumplía los requisitos de las quince unidades mínimas, y a la hora de exponer la parte práctica, entraban a sorteo las 15 unidades. La noche anterior tenía casi terminadas las unidades 1, 2, 3, 5, 7, 9, 10, 11 y 12, y completas sólo la 1, 2, 3, 7 y 9.
Sí, me gusta el riesgo.



9 comments:

Shura said...

Ahora comprendo mejor su post del viernes XD. Nah, en serio, me encanta como explica sus anécdotas, siempre me hace sonreir o soltar alguna carcajada.
¿Sus shuripuntos? 40
10 por usar gafas.
5 por afirmar no ser una sociópata
10 por ser rubia (si, puntúa más ser rubia que no querer descuartizarme).
15 por usar tangas cuando va a rehabilitación (con un bono de 50 shuripuntos si va a donde yo trabajo XD).

Small Blue Thing said...

Todavía no he entendido cuál es tu especilidad. En todo caso, ¡¡engaporesaplaza!!

Fet E. Stinks said...

Sólo de pensarlo me entran las caganijas.
Supongo que habrá que estar una semana a base de arroz para evitar un mal momento.

Carabiru said...

Dios, menos mal que sabemos que has sobrevivido a la prueba...

Esto confirma que yo no sirvo para unas oposiciones, no señor.

Ruth said...

Madre del amor hermoso. Me estoy agobiando sólo con leerte. No imagino lo que has tenido que pasar.

Mr. TAS said...

¡¡¡aupa y mucha suerte!!!

Cafeína said...

Madre mía ¡madre mía!
Sólo la idea de tener q hablar delante de gnt q te analiza ya me pone mala.
Yo me pasaría los próximos 2 años intentando tratar eso.

Un beso y a por el siguiente!!

Tale said...

No se si se te ha ocurrido directamente decirle al tribunal que tienes un blog y que se lo lean.

Yo creo que eso te convalidaría seguro
;)

Premaswarupa said...

vamos vamos, ánimo linda, que las mentes brillantes como la tuya siempre salen adelante, resplandecientes.

Un beso enorme, desde este lado de la orilla.