Monday, 17 March 2008

Memories.

De acuerdo. Terminemos con un pequeño repaso. Los Sacramentos son...
Sieete.
Que son...
El bautiiismo, la eucaristía, la confirmación, la penitencia, la unción de enfermos, la orden sacerdotal y el matrimoooonio.
Exacto, muy bien. Vosotros recibísteis el primer sacramento de manos de vuestros padres, que decidieron abrir para vosotros la puerta por la cual el hombre entra a formar parte de la Iglesia y se le perdona el pecado original. Ahora os preparáis para la eucaristía, que, como ya sabéis, a través de ella, El Señor nos da su cuerpo y su sangre como alimento en forma de pan y vino, para entrar en comunión con él, de ahí que a este acto también se le llame comunión. Después, os prepararéis para la confirmación. En este paso, Dios nos da su espíritu para ser testigos suyos e incorporarnos más perfectamente a su Iglesia. Pero éste no es el final sino el principio del camino de la vida crist¡¡¡Riiing!!! ... Ehm... Bien, niños, nos vemos la semana que viene. Traed leidos para el próximo día los capítulos sobre la moralidad y la conciencia moral, y el de las virtudes y el pecado.


Todos los niños salen de sus diferentes clases de catequesis, y mi hermana y yo, cuando estamos acercándonos a la verja exterior de la iglesia, nuestra madre nos toma de la mano y dice "Todavía no nos vamos, que tengo que hablar con el cura". Segundos después, aparece el cura por el pasillo hacia la calle y ella sale a su encuentro.

Buenas tardes. Quería preguntarle por mis hijas.
Buenas tardes, dígame usted.
Pues quisiera saber si van a hacer la comunión este año, porque me gustaría que la hicieran las dos juntas. - El cura nos mira. - Y la mayor ya lleva cuatro años viniendo a catequesis.
No creo que sea posible.
¿Y por qué no?
Pues porque la menor aún no está preparada.
¿Dos años y aún no es suficiente? Es que como la otra siga esperando a la hermana va a parecer una novia.
Entonces que ella la haga este año, y su hermana el que viene.
No, no, yo quiero que la hagan juntas. No estoy dispuesta a esperar otro año más para que lo haga la pequeña, de eso nada. O la hacen juntas o no la hacen.
Bueno, no hay más opción. Juntas no la van a hacer.
¿Sí? Pues ya puede usted irlas borrando de la lista porque no la van a hacer.
Usted verá.
Hombre, por supuesto, nada más faltaba que venga usted a imponerme nada.


Mientras salíamos hacia el coche, mi hermana preguntó

¿Entonces? ¿Ya no venimos más?
No, ya no vais a hacer la comunión... ¿Tú querías hacerla, hija?
Jo... Pues sí - dijo ella.
¿Y eso? ¿No era un rollo?
Sí... Pero da igual... Yo quería un vestido... Y los regalos...
Bueno, pues ya no puede ser. Ya hemos esperado bastante. Tu hermana ha estado yendo cuatro años y tú dos, me parece que es más que suficiente. No estoy dispuesta a seguir esperando hasta que al cura le salga de los cojones, vamos, hombre...



Sin arrepentimiento. Por H. Armstrong Roberts ¿Y tú, qué? ¿Querías hacerla?
Pues no.
¿Por qué?
Pues porque no. ¿Para qué? Todas mis supuestas amigas la habían hecho ya y no me invitaron. Estaría con un montón de niños pequeños, con un vestidito repipi y un montón de regalos que no querría. Porque antes se regalaban medallitas, rosarios y cosas de ésas, no juguetes.
Bueno, pues para limpiar tus pecados y entrar en comunión con Jesús...Pffff... ¡Jajaja!
No te lo crees ni tú ¡Jajaja! Además, yo siempre he sido muy buena, no he cometido nunca pecado alguno y mi alma está más limpia que una sábana de anuncio ¡Hum!
Ahora eres tú la que no te lo crees ¡Jajajaja!
:P




Igual si hubiéseis presionado un poco entre tu hermana y tú, podríais haber conseguido convencer a tu madre...
No creo. Además, ni ganas.
Jo... Cómo lo pintas...
Qué quieres. Con decirte que en lo primero que pensé, fue en la de cosas de las que me había librado de estudiar.
Pero con el tiempo ¿no te has arrepentido? No sé, te has perdido algo...
¿Sinceramente...? No. Hay millones de niños que no lo viven y no pasa nada. Creo que perdí todo aquel tiempo en vano, pero aquello me hizo valorar a mi madre. Desde entonces, quise parecerme a ella en eso, en esa capacidad para mantenerse. En ser una persona firme y con carácter. Y en ello estoy.

24 comments:

Evitadinamita said...

Yo la hice y fue una cagarruta. Además, el párroco , que murió ya (espero de una muerte cruel), nos tocaba el muslo cuando nos confesaba, en tiempo de catequesis era obligatorio todas las semanas. Y nos preguntaba por temas tales como la masturbación y las relaciones con los chicos en el cole y en el barrio. Se lo dije a mi madre y no volvió a confesarme aquél cura. Me hubiera gustado que hubiese hecho lo que la tuya: sacarme del paripé eucarístico, desde luego. Mis hijos, si los tengo, no serán bautizados. Y espero que antes de que lleguen, yo haya conseguido apostatar.
Muy bueno el relato Miss, un besote.

Ruth said...

Pues yo ni he comulgado, ni estoy bautizada ni nada que se le parezca. Nunca me han gustado los vestidos, siempre me han regalado cosas en mi cumpleaños y en Navidad y nunca he consentido celebrar fiestas porque no me gusta ser el centro de atención.

Dicho esto, tuve mi crisis de fe en el cole cuando todo el mundo comulgaba y yo me sentía un bicho raro. Con el tiempo he comprendido que no me sentía rara, es que soy rara. Una friqui, vamos. Les pedí a mis padres comulgar y me dijeron que cuando fuese mayos, que hiciera lo que quisiera. Y no he querido.

Y tremenda foto, chica. Es espectacular. Ya apuntabas maneras, ¿eh?

Carabiru said...

Pffff para lo que te perdiste!!

Bueno, yo con la comunión no lo pasé nada mal, lo peor vino después, que si confesarse, que si confirmación, y esto sí que lo hice obligada y además fue un rolloooooo, que incluso llegué a tener enfrentamientos con las catequistas, unas sectarias de mucho cuidado.

Además el cura de mi pueblo fuma como un carretero y es ludópata, así que vaya director moral...

El lunático Barry said...

Pues en el barrio donde doy clase, si hay comunión debe ser la leche porque los críos tardan dos días en incorporarse a clase. Si le preguntas a los padres te dicen, "no viene porque tuvo comunión este fin de semana." en dos palabras Im presionante.

Miss Sinner said...

Entre el párroco de Carabiru, adicto al tabaco y al juego, y el de Evita, que es un pervertido, menuda imagen que dan los sacerdotes :S Afortunadamente, nunca he estado tan cerca de uno como para conocer sus vicios.

A mí me bautizaron por la familia, Ruth. Mis padres se casaron por la Iglesia por mis abuelos y demás familia (¿que no qué? ¡Sacrilegio!), y nos bautizaron a nosotras por lo mismo. Y por eso íbamos a comulgar también, porque por mis padres... No nos habrían ni bautizado. Desde entonces fui la rara de mi clase, y cuando me quité de la clase de religión... Ufff... Mira, me has recordado la historia perfecta para una segunda parte ;-)

Todas mis compañeras acabaron diciendo lo mismo, Carabiru. Que la confirmación era un rollo. Por aquel entonces sospecho que me envidiaban un poquito XD

Madre mía, Barry ¿dónde vas a dar clase? ¿A Corleone? ¡Tres días para una comunión! Lo peor es que los culpables son los padres ¿y qué les puedes decir? En fin...

Besos, chicos.

Shura said...

Me quedé en la comunión (que fue un rollazo sólo salvado porque entre los regalos EXIGÍ que hubiese tebeos de mortadelo y filemón). Y mi párroco no era ni un pervertido ni un ludópata (que yo sepa) pero se empeñaba en llamarme mediante un nombre compuesto, y ahí me teníais con 10 añitos diciédole al cura que yo no me llamaba fulanito menganito, sino sólo menganito. Con mi madre (que si es creyente) diciendo que me callara. ¡Jo, qué tiempos! XD

Jesús David said...

No iba a la iglesia desde mi comunión y hace poco tuve que ir por otra comunión, la de mi sobrino. Me quedé alucinado con los discursitos del cura y demás tonterias de adoremos al señor... (¿?)

Vamos que me reafirmé en mi teoría de que toda religión es una jodida secta, y si pueden sacar pasta para luego irse de putas los curas, pos mejor que mejor.

dani (kardone) said...

lo de bautizar a los niños es una treta rastrera de la iglesia con seres sin capacidad de decisión para consentir o negarse, pero la culpa fundamental es de sus padres que consienten y de las familias que presionan. por suerte mis padres cedieron en este paso, pero a partir de ahí me soltaron a mi libre albedrío, y, tras pasar una crisis de fe profunda a los tres o cuatro añitos en que traté de comprender el concepto de dios, y no pude, y consultarlo con mi mami, que no me lo supo resolver satisfactoriamente, llegué a la, tal vez única, madura conclusión de mi vida de que si dios no podía ser comprendido por mi mamá que lo sabía todo, no existía. así que dejé de perder el tiempo con el tema y me dediqué aotros menesteres

PP.: ese tupé tan molón es tuyo?

Tale said...

Si es que los curas cuando se ponen a repartir hostias, son únicos XDDDD.

Yo, que fui a cole de curas estilo hard, al menos no tuve ni que ir a la catequesis porque todo venía directamente en el pack de base.

Y me descubro ante tu señora madre. Eso es! con dos cojones!.

Al fin y al cabo siempre puedes hacerte una comunión pasatafari en la trattoría de la esquina XDDD

Besosss

las ruvis said...

nosotras no la izimos. ni siquiera fuimos ha catezismo. i emos salido normales. i nunca nos an faltado regalos i los bestidos cursis nos davan dentera.

nosotras, como Ruthi, emos salido pelin rojiyas i ateas desde pequenyicas, jejejeje.

vesis, guapa!!!

Senior Manager: said...

Por eso ponen el bautizmo, la comunión y la confirmación a edades tan tempranas...porque si no, la mayoría pasaría de tantas chorradas que no sirven para nada...

Tale said...

Pues después de lo que acabo de leer hoy en el periódico.

La diócesis de huesca no permite a una niña celíaca comulgar con "hostias sin gluten". Se deben respetar las formas tradicionales.

Imagino que con ruedas de molino sí que estará permitido.

Besos Miss, y en el infierno nos encontraremos todos XDDD

Shi Bara said...

Buh! (vale, me has pillado, me aburro y estoy inspeccionando los blogs de los randyeros XD)
Yo hice la comunión, sí, y solo recuerdo el suplicio de biscar un vestido no demasaiado hortera y de ir con esas pintas todo el día...La confirmación me negué a hacerla aunque mi abuela pilló un rebote de aúpa y me soltó que si mi abuelo (que habia muerto hacia poco) levantara la cabeza...
Luego fui a ver a mis amigos confirmarse y flipe mogoyon con la hipocresía...esa misma noche ví a uno de los tios que se confirmaba ondeando una bandera anárquica en un concierto y me acerque y se lo solté y el tío me contestó "de todo hay que hacer en esta vida..." Tu madre hizo bien aunque la razón en sí misma (que la hicieses juntas las dos hermanas) fuese una chorarada.He dicho.

Shi Bara said...

Con chorarada quería decir chorrada, seh.
U por cierto, deberías hacer un post sobre tus bragas XD

Max said...

A mí me vistieron de fraile en mi comunión..con eso te lo digo todo. :-D

Me ha encantado la reflexión.
Me tienes a tu disposición para lo que necesites, de corazón.

Un abrazo enooormeeee

Tamaruca said...

Pues yo comulgué con Fanny. Se nos quedó la oblea esta, el critus body pump, pegado por las muelas así que empezamos a sacarnos los restos con la uña y a pegárnoslo en las flores del peinado y guarradas similares (es que siempre hemos sido unas marranas de cuidado); luego salimos en el vídeo sacando la lengua y la verdad es que no recuerdo nada más de la misa. Eso sí, nos lo pasamos genial en la fiesta, íbamos con túnica blanca y acabaron verdes de mierrrda, qué hartón de jugar (no me extraña que tu madre quisiera que fueseis juntas, el mejor recuerdo de ese día es jugar con tus amigos y familia, por cierto Glenclous también estuvo ese día con nosotras, jeje). Mi regalo de comunión fue que mis padres anunciasen el embarazo y la futura llegada de mi hermana en 7 meses :)

Miss Sinner said...

¡Es cierto, Shura! Qué manía tiene alguna gente con los nombres compuestos. A algunos se los ponen y a otros se los cambian :P A mí alguna vez me han puesto un "María" que no venía a cuento.

La verdad es que de una vez a otra los discursitos cambian un montón, Jesús David. No sé si es que les caduca la patente o algo.

Totalmente de acuerdo, Dani, es lo que dice Senior Manager, si no se hiciese de pequeños, ya te diría quién lo hacía. Bautizar a los niños es como hacerlos del club de fútbol familiar nada más nacer.
Y no, no soy yo ;-)

La historia viene porque esa noticia me lo recordó, Tale. Pensé que esos padres tienen que ser muy creyentes para montar tanto lío.

Pues claro que sí, Ruvis, habéis salido mejor que normales ^^

Bueno, Shi, eso no es tan malo, los hay peores. Los hay que son costaleros y cofrades en Semana Santa y luego se van de putas. En fin...

¡Max de fraile! Eso sí que no me lo esperaba. Por lo menos, espero que no te tonsuraran XD

Cuando la hicieron mis primas se lo pasaron genial, desde luego. Pero es que eso son cosas de niños, Tam. El motivo de celebración de igual :D

¡Un abrazo!

Dulce Locura said...

Si te sirve de consuelo, yo no me he confirmado...

Un beso dulce

Alabastro said...

Lo que peor llevé era el credo. El antiguo. Y la salve. Aún no estaba preparado para saber qué era aquello del valle de lágrimas.

De lo que sí me acuerdo es de que el día antes de la comunión, cuando el cura me preguntó por mis pecados, me quedé bloqueado. Y eso que me tiré toda la mañana pensando en la lista que le tenía que hacer al cura. Cuando fui a casa y me preguntaron que si le había dicho los pecados al cura, mentí y dije que sí. Así que hice mi primera comunión en pecado.

Nunca lo olvidaré.

Nanny Ogg said...

Pues yo no creo que te perdieras nada de nada. Yo la hice, y la hice con ilusión... por el vestido :D Cuando yo hice la comunión no se usaba eso de las fiestas y los regalos y todo eso y a catequesis fuí unos meses nada más.

Eso sí,luego ni volví a la iglesia como no fuera para bodas y cosas de esas, ni me confirmé ni me casé por la iglesia ni bauticé a mi niña.

Na, que no te perdiste nada de nada.

Besos

Tale said...

Siguiendo con las noticias sobre las hostias para celíacos leo hoy algo que ya me deja a cuadros (creía que ya nada sería capaz de sorprenderme):

Hasta hace pocos días, Cánovas desconocía a qué se debía la ausencia de celiacos en el sacerdocio. Ahora sabe que obedece a una orden de Joseph Ratzinger.
En 1995, el ahora Papa, entonces al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe --sucesora de la temible Santa Inquisición--, ordenó a través de un documento que "los aspirantes al sacerdocio afectados de celiaca, alcoholismo o enfermedades análogas, dada la centralidad de la celebración eucarística en la vida sacerdotal, no puedan ser admitidos a las órdenes sagradas". El malestar fue mayúsculo entre los celiacos, cuya enfermedad poco tiene que ver con la dipsomanía. De hecho, aún perdura.


Toma Jeroma, pastillas de goma!!!

no pongo más que esto se comenta por sí solo.

Tremendo Miss!.

Superlayo said...

Buenas, Miss. Antes de nada, decir que yo soy católico practicante, pero que respeto perfectamente a los que no lo son. Tengo amigos con creencias como las mías, creencias en algo pero no muy definido, un budista y probablemente más ateos de los que me quepan en las manos (contando, quiero decir :p).

Los sacerdotes de algunos casos que hay por aquí son de vergüenza, especialmente el que menciona Evita (porque eso ya no es que tengan que dar ejemplo ni nada, es enfermizo).

Del Papa actual me creo cualquier cosa. Se supone que ha "reabierto" el Infierno (que Juan Pablo II decía que no existía), y se sale del tiesto cada dos por tres, según mi opinión.

No coincido con muchas cosas de él, como no lo hago con varios dogmas de la Iglesia y demás. En el fondo, cada uno se estructura la religión en su cabeza como mejor le conviene, supongo.

¿Por qué tenía tanta ilusión tu madre en qué lo hicierais juntas? Supongo que te retrasaría un año para poder intentar hacerlo, porque normalmente son tres de preparación, creo (me queda ya muy lejos para acordarme :p).

Hombre, y hasta cierto punto me parece razonable que dijesen que tu hermana era demasiado peque para comulgar, porque se supone que es un proceso de aprendizaje y demás.

Pero vamos, que si no ibais convencidas, si se hacía porque no hubiera malos rollos con la familia mayor y demás, no os perdísteis nada. Lo religioso, en suma, es una pérdida de tiempo si no se siente.

Me gustó la comparación con el apuntarte a un club de fútbol cuando naces. A mí me hicieron eso mismo y luego no me interesé por ello y lo abandoné.

Interpreto que puede hacerse lo mismo con ceremonias religiosas. Después de todo, sin la creencia, estas no son vinculantes de alguna manera, ¿no?

No estoy demasiado enterado, pero supongo que la apostasia sea más para que la Iglesia no tenga tus datos que por otra cosa. Y lo veo tan lógico como pedirle a una empresa que no guarde tus datos personales, al fin y al cabo.

Muy interesante el artículo, que presenta una realidad que yo (que no he vivido cerca de un ambiente que presione a favor o en contra de practicar la religión o no y todo esto) no conocía. Los comentarios, tres cuartos de lo mismo.

Un abrazo, Miss.

Fétido said...

¿Puede alguien en su sano -o no tanto- juicio, creer que una persona en su sano -o no tanto- juicio, puede arrepentirse de no haber hecho la comunión?
Estamos rodeados.

illeR said...

Jajaja, mi hermano tu vo que esperar por mi. Los dos hicimos juntos la comunion, pero lo mas grave es que nos bautizaron tambien juntos. Imaginate la estampa. Yo en los brazos de mi madre y mi hermano andando de la mano XD

Ahora que conste que ambos nos tragamos los mismos años de catequesis, el no tuvo que hacer mas por mi!!