Thursday, 27 March 2008

Conspiracy.

Estaba claro.
¿Sí? Cuéntame otra vez qué ha pasado.
Quedo con tu marido aquí para hablar del negocio.
Sí.
Cuando entramos, vemos que os han robado.
Ajá.
Luego llamo a la policía denunciando el robo...
¿Y...?
Su asesinato.
... ¿Qué mas...?
Entonces...
Entonces le disparas con su arma.
Sí, eso.
Recuerda que todo está revuelto y que han encontrado el arma.
Claro, claro.
Ains... No deberíamos hacerlo, no estás seguro y meterías la pata...
¡Que no, que no! Sí quiero hacerlo... Te quiero.
Lo sé, y yo a tí, pero sería más sencillo escaparnos.
No. Nos encontraría. Tiene dinero, gente y mala leche. Hay que matarle.
Sigo pensando que esto es demasiado complicado...
¿Y qué hacemos? ¿Seguir viéndonos a escondidas? ¿Esperar a que muera de forma natural?
...
No. Hay que hacerlo. Debemos poner fin a esto de una vez.
¡Riiiiing! ¡Riiiiing!


¿Alló?
...
Hola, cariño.
...
Sí...
...
¿Esta tarde? No, he quedado con mi hermana.
...
¿Que no vaya? ¿Pero por qué?
...
¡¿Un avión?! ¿Qué pasa?
...
Ajá. ¿Y hace falta que vaya yo?
...
Lo sé, lo sé, soy tu mujer, pero... Ya sabes que esas cosas me aburren. Estarías todo el día fuera y sería lo mismo allí que aquí.
...
Está bien, hablamos luego.
...
Adiós.



¿Y bien? ¿Qué ocurre?
Lo sabe.
¿Qué?
Quiere que tome el avión con él esta misma tarde.
Tenemos que hacerlo ya, cuando venga ahora.
No. Voy a guardar la pistola y no quiero oír hablar de esto hasta que vuelva ¿De acuerdo?
Nos matará.
Bueno... Eso ya lo veremos.

Thursday, 20 March 2008

Above All... Comfort.

Hace unos días volví al médico después del tratamiento, y después de decirme que siguiera haciendo lo que me mandó, se despidió hasta septiembre.
Ya ves...
En fin, que yo he estado investigando por mi cuenta y como tú eres osteópata y sabes del tema, quisiera que me dijeras si lo que tengo es esto. Toma.
Hum hmm... Sí... Y dices que no salió nada en la radiografía...
No, qué va.
Hmmhum... Sí... Bueno, es posible que sea esto... Tus síntomas coinciden...
En gran parte, sí.
Bueno... Lo que vamos a hacer es un masaje para soltar la zona y calentarla un poquito primero, y después unas torsiones para liberar la espalda y la presión sobre el sacro.
Ajá. Vale.
Te notarás relajada, más ligera, incluso. Ve cambiándote y ahora vuelvo.






Toc, toc... ¿Se puede?
Sí, pasa.
Bueh... ¿Notas frío?
No, no, se está bien.
A ver... Date la vuelta... Voy a empezar por mirar el sacro...
No soy muy amiga de ellos, pero me lo he puesto porque pensé que te sería más fácil.
Sí, sí, es mucho mejor el tanga, no hay que estar apartando nada.
Para masajear puede, pero para llevarlo... No me siento nada cómoda con ellos...
Pues ya es raro, las chicas jóvenes soléis llevar.
Donde estén mis bragas de anciana... XD
Jajajajaja
Además, me pasa algo... Yo qué sé, se me caen los pantalones o se me sube la falda y me quedaría con el culo al aire. Ya sería bastante vergüenza como para encima enseñar el culo...
Jajajajajaja Cierto, sí XD
Ante todo, comodidad.

Monday, 17 March 2008

Memories.

De acuerdo. Terminemos con un pequeño repaso. Los Sacramentos son...
Sieete.
Que son...
El bautiiismo, la eucaristía, la confirmación, la penitencia, la unción de enfermos, la orden sacerdotal y el matrimoooonio.
Exacto, muy bien. Vosotros recibísteis el primer sacramento de manos de vuestros padres, que decidieron abrir para vosotros la puerta por la cual el hombre entra a formar parte de la Iglesia y se le perdona el pecado original. Ahora os preparáis para la eucaristía, que, como ya sabéis, a través de ella, El Señor nos da su cuerpo y su sangre como alimento en forma de pan y vino, para entrar en comunión con él, de ahí que a este acto también se le llame comunión. Después, os prepararéis para la confirmación. En este paso, Dios nos da su espíritu para ser testigos suyos e incorporarnos más perfectamente a su Iglesia. Pero éste no es el final sino el principio del camino de la vida crist¡¡¡Riiing!!! ... Ehm... Bien, niños, nos vemos la semana que viene. Traed leidos para el próximo día los capítulos sobre la moralidad y la conciencia moral, y el de las virtudes y el pecado.


Todos los niños salen de sus diferentes clases de catequesis, y mi hermana y yo, cuando estamos acercándonos a la verja exterior de la iglesia, nuestra madre nos toma de la mano y dice "Todavía no nos vamos, que tengo que hablar con el cura". Segundos después, aparece el cura por el pasillo hacia la calle y ella sale a su encuentro.

Buenas tardes. Quería preguntarle por mis hijas.
Buenas tardes, dígame usted.
Pues quisiera saber si van a hacer la comunión este año, porque me gustaría que la hicieran las dos juntas. - El cura nos mira. - Y la mayor ya lleva cuatro años viniendo a catequesis.
No creo que sea posible.
¿Y por qué no?
Pues porque la menor aún no está preparada.
¿Dos años y aún no es suficiente? Es que como la otra siga esperando a la hermana va a parecer una novia.
Entonces que ella la haga este año, y su hermana el que viene.
No, no, yo quiero que la hagan juntas. No estoy dispuesta a esperar otro año más para que lo haga la pequeña, de eso nada. O la hacen juntas o no la hacen.
Bueno, no hay más opción. Juntas no la van a hacer.
¿Sí? Pues ya puede usted irlas borrando de la lista porque no la van a hacer.
Usted verá.
Hombre, por supuesto, nada más faltaba que venga usted a imponerme nada.


Mientras salíamos hacia el coche, mi hermana preguntó

¿Entonces? ¿Ya no venimos más?
No, ya no vais a hacer la comunión... ¿Tú querías hacerla, hija?
Jo... Pues sí - dijo ella.
¿Y eso? ¿No era un rollo?
Sí... Pero da igual... Yo quería un vestido... Y los regalos...
Bueno, pues ya no puede ser. Ya hemos esperado bastante. Tu hermana ha estado yendo cuatro años y tú dos, me parece que es más que suficiente. No estoy dispuesta a seguir esperando hasta que al cura le salga de los cojones, vamos, hombre...



Sin arrepentimiento. Por H. Armstrong Roberts ¿Y tú, qué? ¿Querías hacerla?
Pues no.
¿Por qué?
Pues porque no. ¿Para qué? Todas mis supuestas amigas la habían hecho ya y no me invitaron. Estaría con un montón de niños pequeños, con un vestidito repipi y un montón de regalos que no querría. Porque antes se regalaban medallitas, rosarios y cosas de ésas, no juguetes.
Bueno, pues para limpiar tus pecados y entrar en comunión con Jesús...Pffff... ¡Jajaja!
No te lo crees ni tú ¡Jajaja! Además, yo siempre he sido muy buena, no he cometido nunca pecado alguno y mi alma está más limpia que una sábana de anuncio ¡Hum!
Ahora eres tú la que no te lo crees ¡Jajajaja!
:P




Igual si hubiéseis presionado un poco entre tu hermana y tú, podríais haber conseguido convencer a tu madre...
No creo. Además, ni ganas.
Jo... Cómo lo pintas...
Qué quieres. Con decirte que en lo primero que pensé, fue en la de cosas de las que me había librado de estudiar.
Pero con el tiempo ¿no te has arrepentido? No sé, te has perdido algo...
¿Sinceramente...? No. Hay millones de niños que no lo viven y no pasa nada. Creo que perdí todo aquel tiempo en vano, pero aquello me hizo valorar a mi madre. Desde entonces, quise parecerme a ella en eso, en esa capacidad para mantenerse. En ser una persona firme y con carácter. Y en ello estoy.

Friday, 14 March 2008

Great Despair.

[...] Volví la cara a donde se movió mi abuelo cuando se declaró impotente para abrir la ventana y sólo entonces vi que había alguien en la cama. Había un hombre oscuro, estirado, inmóvil. Entonces hice girar la cabeza hacia el lado de mamá, que permanecía lejana y seria, mirando hacia otro lugar de la habitación. Como los pies no me llegan hasta el suelo sino que quedan suspendidos en el aire, a una cuarta del piso, coloqué las manos debajo de los muslos, apoyadas las palmas contra el asiento, y empecé a balancear las piernas, sin pensar en nada, hasta cuando recordé que mamá me había dicho: «Tienes que estar muy juicioso en el entierro del doctor.» Entonces sentí algo frío a mis espaldas, volví a mirar y no vi sino la pared de madera seca y agrietada. Pero fue como si alguien me hubiera dicho desde la pared: «No muevas las piernas, que el hombre que está en la cama es el doctor y está muerto.» Y cuando miré hacia la cama, ya no lo vi como antes. Ya no lo vi acostado sino muerto.

Desde entonces, por mucho que me esfuerce por no mirarlo, siento como si alguien me sujetara la cara hacia ese lado. Y aunque haga esfuerzos por mirar hacia otros lugares de la habitación, lo veo de todos modos, en cualquier parte, con los ojos desorbitados y la cara verde muerta en la oscuridad.
[...]


Entonces dijeron mi nombre. Cerré el libro y entré en la consulta.


Buenos días.
Buenos días. ¿Trae la radiografía?
Sí. Aquí tiene.
Hmmm... - Después de un par de minutos - Bueno, yo aquí no veo nada raro. Está lo que ya sabíamos. La escoliosis y una hiperlordosis, y no tiene más solución que lo que veníamos aplicando... Me había dicho que había dejado los estiramientos porque le dolía...
Sí.
Podría mandarle una medicación. Puede tomar lo que usted vea que le haga efecto y que tolere mejor. De todos modos, el tratamiento fundamental son los estiramientos. Si acaso notara que le resulta muy difícil porque los músculos están agarrotados, tendría que hacer natación, para facilitar los movimientos, durante un mes o dos, y después seguir con los estiramientos que hacía antes.
Ajá.
Ahora le dice a la señorita que le tome nota para volver a venir después del verano.



Estupendo. ¿Y ahora dónde encuentro yo plaza para una piscina?

Monday, 10 March 2008

Sunday Evening.

Ni Casablanca, ni Ciudadano Kane, ni Titanic, ni Ben-Hur. Ni Lo que el viento se llevó, ni anillos, orcos o enanos, ni guerras en el espacio o en la jungla, la natural o la de cristal.

Ésta es la mejor película que se ha hecho jamás. Inmejorable para una aburrida tarde de domingo.



Vito Andolini de Corleone


Y encima, es una segunda parte.
La excepción que confirma la regla, supongo.


Friday, 7 March 2008

Help, Please.

Amplío el período del "Día de reflexión" inaugurándolo hoy con una cuestión para la que me gustaría obtener ayuda y que me planteé después de despertarme hecha una mierda a las cuatro de la mañana:


¿Alguien puede darme una ventaja (aunque sea una sola) de ser mujer, por favor?


Mientras se lo van pensando, les dejo un pequeño entretenimiento y un fondo musical que no tiene nada que ver, pero que me encanta. Buen fin de semana para todos.








Tuesday, 4 March 2008

Blunders.

Mayo de 2001.

Querido estúpido diario:

¿Por qué he tenido que cortarme el pelo? Tampoco es que me estorbase o que lo necesitase urgentemente. ¿Cómo puede quedarme taaaaan mal? Yo y mis malditas ganas de cambiar por aburrimiento. Parezco una jodida seta. No vuelvo a cortarme el pelo.


Septiembre de 2003.

Querido estúpido diario:

Ahora he sido yo. No le puedo echar la culpa a un peluquero. He cogido la coleta y ras! Fuera. Sin peinar, sin pensar y sin contemplaciones. Así, sin más. Y así me ha quedado, claro, para que me griten. Jajajaja. Se me va la pinza. Estoy fatal... Acorde con los pelos de loca que llevo.


Marzo de 2008.

Querido estúpido diario:

Hacía tiempo que no me disgustaba tanto un corte de pelo. El primer día parecía un playmobil, a la mañana siguiente era la hermana perdida de MacGyver, y hoy... Hoy... la versión frenopática de Farrah Fawcett. Horrible.

Yo y mis malditas ganas de cambiar por aburrimiento. No vuelvo a cortarme el pelo.