Sunday, 26 August 2007

Resurrection.




Había sido el golpe más duro de su vida. Llevaba dos años tratando de remontar aquel bache sin conseguirlo. Tiempo interminable de subidas leves y bajadas crueles que la mantenían en un profundo pozo. Días, semanas enteras sin salir, encerrada con las ventanas calladas.

Ni televisión, ni radio, ni música. Mucho menos personas. Sólo su dolor. Un agujero negro en su interior que logró llevarse toda su ilusión, su esperanza, sus ganas. No quería nada más que permanecer aislada para no sufrir más, para no sentir de nuevo angustia y desesperación. Había logrado vivir con ese dolor crónico pero soportable, preferible a todos los momentos que había vivido antes y que a su pesar todavía recordaba. Parecía que el Olvido la había olvidado a ella dejándola a su suerte con sus fantasmas.

Pero en un instante, todo cambió: Sintió el reloj y miró la hora. Tuvo que preguntarse si era día o noche. No lo sabía. Nació en ella la curiosidad y como se vio incapaz de averiguarlo por otro medio, levantó la persiana. La luz llegó hasta ella y un sol radiante se abrió un hueco por el que consiguió colarse en la habitación.

Tampoco podría decir cuánto tiempo estuvo parada frente a la ventana recibiendo el calor del sol. Quince minutos, media hora, no sabría precisarlo. Sin embargo, un sentimiento familiar se apoderó de ella, la abrazó con fuerza y levantó las comisuras de sus labios hasta hacer salir una sonrisa, un gesto que le parecía lejano y ajeno, extraño.


De repente, poseída por aquel agradable calor abrió los ojos de la casa de par en par y el sol inundó aquel oscuro y frío lugar como había hecho con ella. Respirando el aire fresco notó renacer en ella todo aquello que creía haber perdido. Pero no le bastó, pues al dirigir su mirada hacia el exterior sintió la necesidad de tocarlo, de palpar todo aquello que estaba percibiendo. No lo pensó y recuperó el contacto con la realidad. Pudo disfrutar el olor del suelo mojado después de la tormenta, pudo escuchar las risas de niños alegres, felices por poder salir a jugar después de la lluvia, pudo mirar las flores abiertas y pudo ver el cielo despejado. Un enorme lienzo azul que la cubría y le daba serenidad.


Se dio cuenta de que se había perdido primaveras, paseos, brisas, veranos, atardeceres, truenos, hojas secas, tazas calientes, despetares cálidos, sensaciones, sentimientos placenteros, risas y alegrías por no querer enfrentarse al lado oscuro de la vida. Comprendió que había perdido un tiempo irrecuperable, millones de cosas, detalles que jamás podría saborear y la decisión de acabar con esa situación caló en ella.


Cientos de preguntas acudieron a su mente. Cómo hacerlo, por dónde empezar. Había estado muerta tanto tiempo que aquella inundación de sensaciones la había hecho resurgir. Era su resurrección. Podía retomar su vida donde la había dejado... No. No sería posible. Ya nada era igual. Ni su entorno ni ella misma. No podía seguir, tenía que comenzar de nuevo. Y eso le otorgó aún más determinación. Por fin podría cumplir sus sueños, hacer todo aquello que siempre deseó hacer pero que nunca se atrevió a hacer. Por miedo, por timidez, por represión ajena, por motivos que ahora se le antojaban estúpidos y banales. El mundo se dibujaba nuevo ante su mirada y se veía capaz de alzar los brazos y llegar hasta las nubes, de llegar a donde quisiera ir.


Estaba dando los primeros aleteos, afirmando los primeros pasos de un camino que no tenía porqué estar escrito en ninguna parte. Esa ruta la iría dibujando conforme la fuese describiendo. No acababa nada más que empezar, aún estaba verde, sentía, sabía que le quedaban muchas cosas por vivir, gente que conocer, placeres que disfrutar y sí, dolores que sufrir. Pero acaso... ¿no forma parte de la vida...? ¿No es necesario sentir dolor para ser capaz de sentir la alegría cuando llega? Cara y cruz de una misma moneda. Ahora lo comprendía y gracias a ello, a partir de entonces quizás podría acumular más despreocupación, más arrojo, más valor para tomar decisiones. Porque a eso se reduce todo, a decisiones. Al momento de encarar y decidir. Se sentía libre y ese era el punto de partida para su viaje.

El aire fresco había oxidado en un suspiro su imperturbable coraza y la había desecho. La armadura que la protegía, pero que al mismo tiempo la aislaba de todo y de todos había quedado reducida a una fina túnica. El sol había roto los muros, traído color a su agujero negro, le había traído ilusión, paz, bienestar, esperanza, seguridad, fuerza, y ganas.

Ganas de empezar de nuevo.


De vivir.


De sentir.


De experimentar.


De amar.


De ser libre.


De volar.


Volar.

Watch me... Fly.




Alzando el vuelo by Aurore De La Morinerie

29 comments:

Ruth said...

El dolor y la angustia son la peor droga que se ha inventado. Se siente una tan segura respirando esa falta de riesgo y de sensaciones...,. No hay dolor, no hay sorpresa, no hay nada.

Galahan said...

:D

Me parece muy cierto que una caída permite valorar mucho más la visión que hay cuando vuelves a levantarte. Más rápido. Más segura. Más firme.
Me encanta esta resurrección.

Tale said...

Mmmm....
Final del verano....
Tal vez sea el momento adecuado para empezar a volar.

La primera parte del curso y los dos primeros fascículos por sólo un euro noventa y cinco!. Ya en su quiosco!

Tómatelo con calma...

Un beso

GUIZMO said...

Donde hay un grupo de mariposas hubo un grupo de gusanos. Y eso que las mariposas son animales solitarios, pero bueno la base no deja de ser la misma.

SirApple said...

A veces es necesario perderlo todo para ser libre, y también a veces las personas nos regocijamos tanto en el dolor que no nos damos cuenta de que el vaso siempre ha estado medio lleno.

Por cierto, curiosamente tengo un texto a medias y que nunca publicaré increíblemente parecido al tuyo en concepto, pero algo más retorcido en su exposición.

Dark Santi said...

Es que es su clon musical y no cinematográfico XD

PAY said...

hay Miss Sinner como me encanta como escribes, de verdad te envidio y me siento muy identificado con tus textos.-
un abrazo

Nanny-Ogg said...

Hasta que no llega la oscuridad no conoces el valor de la luz. Y una vez conoces la oscuridad ya no te da miedo la luz.

Besos

illeR said...

La capacidad para llevar luz a la oscuridad es solo nuestra, sera mas facil con ayuda, pero al final somos nosoros quienes tenemos que subir las persianas para que nos inunden los colores. Lo has descrito de una gran forma

Fétido said...

OT
Pásese por Nipplenation para crear su cuenta de usuario de La Berdaz, que a Pezón Negro le va a dar la mala.

marmota said...

Lo importatnte es resurgir!

Miss Sinner said...

Es verdad, Ruth. Algunas veces nos regodeamos en el sufrimiento.

Como cuando aprendes a montar en bici, Gal. Te caes pero dices "¡ahora sí que sí!" ^^

Despacito y con buena letra, Tale :*

Exacto, Guizmo. De "la oscuridad" de ser gusano, a "la luz" de ser mariposa.

Y es que los vasos están vacíos, Sir. Como dice Iller, somos nosotros quienes tenemos que subir las persianas. Somos nosotros los que llenamos esos vasos ;)

Son igualitos, Santi. Te pongas como te pongas ;P

Muchas gracias, Pay.

Caras de la misma moneda, Nanny.

Ya mismito voy, que no se sulfure ;)

Como el ave fénix ^^

Besos a todos.

El lunático Barry said...

Solo puedo decir lo de siempre, me encanta como escribes, ¿para cuando tu novela?

Riesgo said...

Una admirable forma de terminar el verano. Iba a decir yo lo del fénix, pero bueno. Si es que está todo escrito, me cachis.
Saludos.

Dude said...

Mas que pecadora yo creo q eres un poco Bruja.

Existen dos clases de brujas;

Las que hacen encantamientos.

Las que desacen encantamientos.

A mi me ha encantado salir de la oscuridad...


Salu2

M _ n _ _ l said...

Dios mío que maravilla de relato!
Encantado de ver que sonries de nuevo!
Muchos besosos!

Victor said...

Bueno, pues para que no se diga, he estado rebuscando por ahí y la entrada a la que me refería el otro día era Back In Time, de 9 de Mayo, en este mismo blog. Me encantó, realmente.
Me alegra verte volar. En palabras del piloto de la Serenity: "I'm a leaf in the wind, watch how I soar..."

GUIZMO said...

Acabo de reelerelo y de redescubrir en el texto cierto sentimiento incomodamente familiar (aunque por suerte no demasiado frecuente). El de encontrarse a uno mismo rememorando con lástima tiempos pasados. A uno le asusta darse cuenta de que, aun sin ser una persona "mayor", acecha la morriña de un pasado a veces idealizado supongo que por la despreocupación de la juventud. Y es que es una despreocupación que se suele ver con condescendencia pero que también se puede ver como uno de tantos trenes que ya pasaron.
Uy, que trascendental me puse, en fin...

Dulce Locura said...

Creo que todos nos hemos sentido así alguna vez... Lo bueno es poder y querer cambiar (a mejor, claro está).

Muy buen texto.


Un beso dulce

shysh said...

Fantástico el momento en el que las alas arrugadas y mojadas se empiezan a desplegar y se convierten en motores de vuelo. Linda manera de contarlo, Miss.

Tamaruca said...

¡Has roto el frasco de cristal por fin! ;-)

Es la vida, que tiene esa fuerza imparable.

¿Verdad que para muchos el año empieza en septiembre?

Muchos besos, Miss :*

Ronroneo said...

Dicen que los baches enseñan a saltar. Y tú lo has demostrado.

Ojalá las alas de esas mariposas sean ahora más fuertes para no volver a caer.

Un ronroneo^^

Víbora said...

Vuela alto, lejos de los problemas y cerca del cielo.

LA CASA ENCENDIDA said...

¡Qué bonito y como me he identificado! Cuando pasas por esos malos momentos que te paralizan, cuando te caes y no sabes como levantarte, cuando te equivocas, cuando... Pero que bonito y cuanta paz da, saber empezar de nuevo y salir a flote.
Saludos

Gret said...

La esperanza y alegria que transmite tu relato es bonito. no hay que tener miedo a salir del cascaron, de arriesgarse, de quererse, de vivir. Hay momentos en los que parecemos almas en pena, no nos damos cuenta de lo que nos rodea. Hasta que un dia, pasa eso, te das cuenta que desperdiciar tu tiempo sin disfrutarlo no te lleva a ninguna parte.

Un besito!

GUIZMO said...

Me gusta el nuevo header del gato, muy original. Quizás sea el que más me gusta de los que te he visto por aquí.

Tale said...

Eh, el otro header me alegrba más la vista

Carabiru said...

Miquis miquis miquis!!

Me encanta la nueva imagen de cabecera!!!!

Alabastro said...

Estoy de acuerdo con Guizmo. La travesía por el desierto es necesaria antes de volver con toda la fuerza. Encontré por estos mundos de diox quien disfrutaba de todo lo que se le venía a mano, sólo por la consciencia de lo efímero; y me contaba que a veces se ha descubierto bajando la guardia cuando siente que el plazo se le alarga.

Como dice Tamaruca, todos los ritmos anuales empiezan en septiembre, con el otoño. Así que me uno a tí en la nueva temporada.

Otro beso.