Friday, 15 June 2007

Another step.




Bueeeeeeno... Pues ya tengo mi certificado.
¿Sí? Qué bien ¿no?
Sí.
¿Cuándo te lo han dado?
He ido a buscarlo esta mañana y con unas prisas...
Pues últimamente lo tuyo no son las prisas ¿a son de qué ahora ese estrés?
Es que tenían que venir a traer la reja para la ventana nueva...
Es verdad, que te coincidía la fecha de entrega con la obra, qué marrón.
Ya, pero bueno, al final no ha pasado nada. Vinieron a buena hora y me dio tiempo perfectamente. Lo único es que con la carrera se me ha empeorado la lesión.
Vaya...
Ya no lo tenía hinchado ni me dolía, pero ahora... Otra vez me duele horrores.
Por lo menos no te llovió XD
Pues casi, porque a la ida caía un chirimiri muy molesto y ya pensaba que me mojaba, pero a la vuelta paró.
¿Algo más que reseñar...? Jajajajaja!
Sí... Una rata chocó conmigo.
¿¡Cómo?!?
Sí, sí. Iba caminando, más o menos deprisa, y de repente aparece una rata corriendo por mi derecha, se choca con mi pie y sale escopetada hacia el garaje de una casa que estaba a la izquierda.
O.O!!
Me dio un repelús que no te puedes imaginar. Y no era un ratoncito, no, era una señora rata. Vamos, que si choca más fuerte me tira al suelo.
Exagerada...
Bueno, vale, exagero un poco, pero sus veinte centímetros sin incluir la cola no se los quitaba nadie.
¡Hala!
¡Que sí, que sí!



Y ahora ¿qué vas a hacer?
Bueno, ha sido un poco asqueroso, pero tampoco es que vaya a determinar una nueva etapa de mi vida...
Me refiero al certificado ¬¬
¡Ah! ^^'
¿Qué tienes pensado hacer?
Pues no sé...


Ahora es cuando el suelo desaparece bajo mis pies, todo se vuelve negro y no sé qué paso dar.

20 comments:

Tamaruca said...

Yo creo que el choque frontal con la rata es determinante, muchísimo más efectivo que un gato negro, dónde va a parar! :DDD

Muchos besos, ya hablamos, anímate porfa ;)

Tale said...

Jo, en toda mi existencia jamás se me ha echado encima una rata, y mucho menos tamaña rata.

Si me hubiera ocurrido, si que habría habido un antes y un después.

Tener un papelote ni hace desaparecer el suelo ni lo deja todo negro. Sólo eres un día más vieja que ayer.

Besotes

Alabastro said...

¿Era una rata negra o marrón?

Bueno, bueno. En todo caso son asquerosas.

¡Ah! Y si eres capaz de soportar una obra, es señal de que puedes con todo. ;)

Hablamos, cuídate. Un besote.

Carabiru said...

Un encuentro directo con una rata te cambia la vida, dímelo a mi que me atacó una yendo en bici, como gruñía la muy asquerosa. Y era más grande de 20 cm sin cola! Parecía un perro!!

El detective amaestrado said...

Colas de mas de veinte centimetros...Vaya artista se esta perdiendo el porno patrio...

Carabiru said...

Miss Sinner, me quieres tanto, que últimamente me dejas los coment doblados, ejjejejeje

Pues no te creas, pasé bastante miedo, pero con la inercia que llevaba la bici siguió andando sola... uffffffff

Ruvias Intelijentes said...

lo de la rata nos deja muertas. que ajcazo!!!!!

ha nosotras aller por el malecon nos adelanto por la izquierda (ibamos andandico por la acera) un sapo i casi nos caemos del susto. asin que si yega a ser una rata... madresnuestras!! nipensarlo queremos!!!

no savemos si hes que nos emos perdido algo, pero... certificado de que? semos curiosonas. de todos modos, animate, nena. bete de compras i regalate algo chulo.

vesis a cascoporro, ermosa!

Nanny-Ogg said...

Es evidente que lo más importante de ese día y por lo que será eternamente recordado no es por un quítame allá un certificado, no... es por tu choque con la rata... Agh... ¡qué asquito! ;D

Besos

XerophussS© said...

¿Desea usted desayunar conmigo, aunque sea con diamantes? Bueno, yo soy mas de churros. Me encantan los churros, no sé si te lo he dicho ya jaja.

Yo soy de tradición churrera, porque una churrería no hay más que una en tu barrio, y se peta, claro que se peta. Que la industria del churros es lo uqe tiene jeje.

Un bessotee!

Fétido said...

Es una señal. No sé de qué, pero una señal. O algo.

Miri said...

Jejeje, no dirás que no te lo avisé... es el trauma post-título.
Un besito,
Miri

Dédalus said...

Pasando de la rata, que ya se fue, me preocupa lo del certificado... porque no sé de qué es ni para qué te sirve, y porque noto que introduce una cierta inquietud en tus días, que sabe a vacación con peros. O sea, a anticipación del "y ahora qué", como algo que ha de ser despejado cuanto antes en tu horizonte inmediato.
¡Ay, Miss: extraño un poco más de información, para seguir hablando contigo!...

Un beso.

P.S. Pero seguro que resuelves bien. Sobre eso no me cabe ni la menor duda.

marmota said...

Qué raro, juraría que ya había comentado aquí...

Bueno, empieza una etapa de angustia y "ahora-qué". Ánimo.

(Qué asco lo de la rata!)

El Responsable said...

Jejeje, mi mujer tuvo una experiencia similar con una rata cerca del estadio del Celta, todavía hoy está gritando y yo riendo.

Por cierto, mi amigo De Juana Chaos te invita a este meme

Zeitgeist said...

Como ando bastante perdido no pongo nada no vaya a ser que sea autobiográfico y te deje en coma.

Galahan said...

En una cloaca, dos ratas:

- ¿Qué tal?
- Pues chica, mal.
- ¿Qué pasó?
- No se, por fin había decidido dar el paso, salir de esta cloaca, ver el mundo como soñábamos de pequeñas.
- Joder, eres la primera en abandonar el barco.
- No me jodas con el tópico.
- Venga, vale, pues dime ¿por qué no te fuiste?
- Buf... una lata.
- Uy, ¿ahora eres china?
- No, una lata, de las de metal, porque va y el día que elijo, se pone a llover.
- Bueno, tampoco pasa nada.
- No pero tenía que hacer un par de cosas antes de irme y claro, he tenido que ir corriendo.
- ¿Y qué?
- Pues que cuando acabo, decido salir, tras diez minutos pensándomelo... y tu sabes lo que son diez minutos en la vida de una rata.
- Sí, sí, un buen... rato.
- En fin, no soporto tus chistes. Pero sí, era una eternidad. Cuando decido salir. Dejarlo todo atrás y...
- ¿Y?
- Joder, ha pasado una tia y me he dado de frente con su pié. Me he quedado agilipollada y he vuelto.
- ¿Que te has chocado con una humana?
- Sí, sí. ¡Un susto! Me fuí corriendo acojonada a un garaje que había cerca y decidí no volver a la superficie nunca más.
- Ahí va, qué putada. ¡Y encima acabas en un garaje, cuando allí todos saben que hay un montón de gatos, hidráulicos y todo!
- Joder, tía, ¡no soporto tus chistes!

Y eso... :P

JT said...

Jajaja, galahan la ha clavado.

Coincido con las ruvias... ni modo, que sigo sin enterarme de qué hablas, qué certificado, qué decisión...

Pero da igual, lo que mola de tus posts es que los lees y es como si hubieras oído una conversación al pasar.

Mr. TAS said...

La rata le robó la cartera y escapó, fijo!
Una rata no choca con una persona de manera casual, es la excusa para robar.
A los carteristas que practican esta suerte se obviamente les llama 'rateros'.

Yo es que en mi otra vida fuí 'furgón policial' y me las se todas en cuestiones delictivas.

un saludo

Small Blue Thing said...

Da un paso. Ya veremos dónde caes.

illeR said...

Jaja, me ha encantando esta parte:

Y ahora ¿qué vas a hacer?
Bueno, ha sido un poco asqueroso, pero tampoco es que vaya a determinar una nueva etapa de mi vida...
Me refiero al certificado ¬¬
Ah! ^^'


Yo nunca me he chocado con una rata, pero a partir de ahora si me choco con una recordare este post y la respuesta de Galahan