Thursday, 5 April 2007

Brave New World.





Hace más o menos tres meses, Miri me recomendó este libro. Liada como he estado, no he podido terminar de leerlo hasta este fin de semana.

La realidad es la de una sociedad esclava del orden y la estabilidad. Ésas son sus dos máximas, y para mantenerlas existe un aparato tecnológico y mediático al servicio de un gran Estado Mundial. Todas las personas están clasificadas y creadas siguiendo unos patrones de castas.
Sí, creadas, no nacen de padres sino que las personas son creadas mediante sistemas de división de los embriones y son tratadas a lo largo de su proceso de formación embrionario-fetal con distintas sustancias para fomentar, reducir o eliminar determinadas características, siendo la capacidad mental-intelectual la que diferencia a las castas en niveles.

Sin embargo, nadie se rebela, nadie protesta, porque todos están condicionados para amar sus vidas y las circunstancias que los rodean. Desde pequeños, estos seres viven en "centros de condicionamiento" en los que se les inculcan una serie de ideas y reacciones que regirán sus vidas y su comportamiento: Odio a la naturaleza, pero la necesidad de disfrutarla, insensibilidad a la muerte, satisfacción de los deseos sin miramientos, consumismo ciego y desmesurado...


Esta sociedad, nacida tras una guerra química, desconoce la Historia y la repudia, no tiene valores o sentimientos profundos ni religión o creencia alguna. Desconoce la frustración, el dolor, la pérdida, la insatisfacción, la amargura, la desesperación, la inquietud, la ansiedad, la pena, pero también desconoce el amor, la responsabilidad, la satisfacción y realización personal, la alegría, el honor, el orgullo o la solidaridad. No posee sentimientos ni valores profundos porque sus miembros viven en una constante infancia. Son eternos niños, pendientes de concederse el capricho del momento, exentos de razón y pensamiento propio, seres que no se permiten envejecer y mantienen una apariencia joven hasta el momento de su muerte. Una muerte carente de importancia excepto en la medida en la que contribuyen a la maquinaria de la sociedad aportando su cuerpo en forma de energía.

En esa sociedad, todo el mundo es feliz porque todo el mundo está condicionado para ello, para una felicidad estable sin altibajos ni perturbaciones. Condicionados para amar trabajar, para amar consumir, para amar el sistema, y si acaso llegase un sentimiento oscuro que perturbase su permanente felicidad siempre pueden acudir al soma, la droga con la que estar "de vacaciones", olvidar la angustia, dejar pasar las horas hasta volver a la feliz rutina y que proporciona el mismo Estado.

Hay varios protagonistas en el relato, pero a mi entender, el verdadero protagonista es John. Nacido en una de las reservas naturales que existen en el planeta, es el único que puede ofrecer una visión crítica de esa sociedad "civilizada".
Estas reservas son lugares que por sus particularidades no son apropiadas para la vida civilizada, y por tanto se permite a sus pobladores continuar con su estilo de vida. En ellas las personas se enamoran, se reproducen de forma natural, envejecen, se casan, tienen creencias religiosas y ritos de distinta naturaleza, sentimientos y valores. John es un marginado en esa sociedad "salvaje", pues es hijo de una "civilizada" que por azar acabó perdida en la reserva. Su aspecto es distinto, y el comportamiento de su madre no colabora para la integración del muchacho en el grupo.
Por eso, ante la posibilidad de visitar ese "mundo civilizado en el que todo el mundo es feliz, ese mundo feliz" no lo duda. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce.


¿Hasta que punto se asemeja nuestra sociedad a ésa? ¿Estamos condicionados para amar nuestras vidas? ¿Si no nos hubiesen inculcado lo que es bueno y lo que es malo, seríamos nosotros mismos o personas totalmente diferentes?¿Seríamos capaces de verlo por nosotros solos?
En una sociedad consumista, desmemoriada, infantil, despreocupada y drogada por el lujo y la superficialidad, donde no importan los demás sino la satisfacción personal, lo único que falta es un Estado Único Mundial que produzca a las personas en serie como si fuesen tostadoras.

Ha sido una buena recomendación. Me ha gustado, pero no hasta el punto de entusiasmarme.

13 comments:

Dédalus said...

Vaya, Miss Sinner: Me honra ser el primero en aparecer por tu casa. Hace frío en esta noche de primavera, escucho música y no hace un minuto que he terminado de leer tu comentario sobre el mundo feliz de Huxley. Leí el libro hace años; éste y "1984". Y ciertamente la sociedad que plantea tiene mucho de la que con el tiempo podemos llegar a tener.
De todas formas, no creo que la realidad supere a la ficción en este caso. A pesar de los enormes esfuerzos de los gobiernos democrático-autoritarios por recortarnos márgenes de libertad, a cambio de proporcionarnos una incierta y falsa seguridad, a pesar de esto, digo, hay algo indómito en el alma humana que no consentirá que nada ni nadie la doblegue hasta el punto que describe el libro. ¿No te parece? Al menos, yo eso creo.

Por cierto, eres tremendamente prolífica; me ha sorprendido que edites tanto y tan seguido. Enhorabuena: lo haces muy bien.

Un beso desde aquí, en el norte que le dicen.

Tale said...

Mi soma, mi soma. necesito mi soma.
(el epsilon perjudicado ha regresado)

Tale said...

En realidad me lo leí hace una eternidad. Recuerdo algunas cosas vagamente (aparte de la soma y los epsilones). Y hasta hicieron una serie de TV y se puso de moda tratar al prójimo de epsilón.

Besotes.

El Responsable said...

Creo que lo bonito sería vivir en la reserva y cuando vinieran los malos momentos irse a pasar una temporada a la civilización.
De todos modos, por muy superficiales que seamos no creo que lleguemos a ese estado.
Supongo que yo acabaría siendo un somainómano.

marmota said...

A mí me decepcionó bastante, la verdad. Esperaba más.

El Chato Heston said...

Señorita Pecadora,

En Viernes Santo, nada menos, he llegado a tu blog vía Dedalus. Vivo en EE. UU., y luego de leerte, te sorprendería ver lo cerca que están de tener la sociedad que describe Huxley. Aunque bastante descriptivo, el libro no deja de sorprenderte por la lucidez del diagnóstico, anterior incluso a la segunda guerra, de la crisis del mundo moderno.

Te dejo un tema de Wolf Parade, "Modern World", que me pareció inspirado por el libro:

http://www.youtube.com/watch?v=6tTgqxkocf8

Uno de los mejores lanzamientos del 2005, definitivamente. Y un excelente video, aunque el lenguaje del director Adam Bizanski se salga del topic.

Miri de los bosques said...

¡Hombre! Me alegro de que hayas seguido mi recomendación y me alegro más si cabe de que te haya gustado el libro. Veo que has sabido extraerle el jugo,sí. Sin embargo, no acabarás de entenderlo del todo hasta que no te leas una cosita. ¿Cómo podría hacerte llegar un documento de Word? Si me das tu mail, te lo envío. Si no, dime una alternativa, porfa. Te gustará.
Un besito,
Miri

Miss Sinner said...

Bueno, Dédalus, creo que pueden hacerlo porque manipulan los genes de las personas, porque de no ser así, se rebelarían. Como John. Aunque quien sabe si no lo hacen ya... Ya me estoy poniendo en plan Matrix XDD
Lo de publicar seguido es porque ahora tengo tiempo libre. Si te fijas, en los últimos meses hay sólo una entrada por mes u.u'
Muchas gracias por tus palabras, algunas veces vienen bien, veces en las que una se plantea cerrarlo todo, pero con comentarios como el tuyo, las ganas vuelven rápido ;-)

Tale y yo, entre el soma y el chocolate, somos un par de colgaos de cuidado XDDD

Creo que viviendo en la reserva, si vinieran los malos momentos sabríamos enfrentarlos, Responsable. De todas formas, creo que te meto en el saco de los colgaos con Tale y conmigo XDDD Vaya tres adictos XD

Y bueno, una visita desde EEUU nada menos ¡bienvenido, Chato!
El libro me ha recordado bastante a Tiempos Modernos de Chaplin, igual que el vídeo que me dejas (que también, y no sé porqué, me ha recordado a Terminator... Supongo que por el cambio de las personas por máquinas).

Creo que sí he leído entrelíneas, como me aconsejaste, Miri, y ha sido productivo, pero como le digo a Marta, me ha gustado, pero también decepcionado porque quizá esperé demasiado.

Besazos a todos!!

JT said...

Si... Demasiado deprimente como para entuciasmar.
La pregunta que me dejó en la mente, al acabar de leerlo fue:
¿Podríamos estar más condenadamente cerca de lo que pensamos, de esa utopía?

Me puso los pelos de punta...

Alabastro said...

Nunca diré de esta agua no beberé, pero me da que este libro lo leeré en otra vida. Y es que ya empiezo a conocerme.

Ay, dios... un mundo de Alabastritos... qué horrible!

Fétido said...

Yo quiero morir como Huxley.

Miss Sinner said...

Puede que sea eso, Jt, lo que me ha deprimido un poco al acabar de leerlo.

No creo que fuera tan horrible, Alabas ;-)
Si hubiera más gente como tú...

¿De cáncer o de sobredosis, Fétido?

Carabiru said...

Buaaaaaaaaaaah! yo te dejé un coment en este post!!! o al menos lo intenté! internet me odia, definitivamente.

Te decía que me decepcionó un poco el libro despues de las estupendas críticas que me habían hecho.

Es escalofriante pensar en las cosas en las que sí estan ocurriendo y que nos acercan al futuro que presagiaba el escritor...

Uffffff