Tuesday, 23 January 2007

Cadenas que no atan.





He sido invitada una vez más por Marta Marmota a un juego bloguero. En este caso se trata de poner la imagen de fondo que tengo en el escritorio del ordenador y porqué. Precisamente desde hace bastante tiempo (pero bastante, ahora que me pongo a recordar) lo que tengo por fondo es esto:




Fondo de escritorio - Opción: Ninguno.
¿Por qué? Porque mi computadora prehistórica no tira bien si se la sobrecarga, ya sea ventanas abiertas o imágenes de gran tamaño. Así que para evitar colapsos, ahorrar energía y relajar la mente, no tengo fondo de escritorio.


Antes de empezar con los problemas, mi fondo de escritorio era éste:





¿Por qué? Porque es un bello paisaje, relajante, me transporta, hace volar mi imaginación, me veo ahí, nadando en ese río, caminando por esos bosques y viendo ese atardecer/amanecer. Es lo bueno que tiene, que no se sabe si viene o va.

Y, bueno, antes de poner el paisaje, durante muuuuuuucho tiempo tuve el gusto de ver cada vez que encendía la máquina esta otra foto:





Aquí creo que sobran las explicaciones. Esta imagen es ridículamente pequeña, pero de fondo tenía los originales 441 KB ocupando todo el espacio... Aaaaagagagagagagagaga...


Ejem, ejem... Retomo el juego... Ahora toca la parte en la que he de invitar a otros ¿cinco? a continuar con el juego, pero debido al fracaso de las últimas veces y a que los que me aceptaron en las otras ocasiones el continuar o han sido invitados por la propia Marta o han desaparecido (no sé si en combate o no, pero me planteo hacer unos carteles y mandar fotos para ponerlas en los cartones de leche), opto por acogerme a la libertad de cada uno.


O sea, el que quiera que lo haga.