Tuesday, 10 October 2006

Se hace camino al andar.



Tanto trabajo para nada.
Ahora se acercaba el invierno y debía centrar la atención, no podía permitir que pasara más tiempo sin conseguirlo, pues tenía unos plazos que cumplir. El libro debía estar acabado para mediados de Diciembre y aún tenía sólo unos esquemas, nada concreto.
Era una historia difícil de contar. Necesitaba información, contrastar datos, buscar en archivos, una buena dosis de paciencia, tranquilidad y paz a su alrededor para la redacción.
Pero no sería así. Parecía que hacía falta que necesitase que su vida fuese aburrida, para que no lo fuera. Complicaciones era lo último que necesitaba. Su carrera y su futuro dependían de ese libro. Lo había puesto todo en ello y el editor se lo había dicho.
Había sido tajante.

- Mira, después del primer cuento que publicamos, la editorial esperaba algo más. Ya he mostrado tus otros trabajos y ninguno ha convencido. Si no te esfuerzas con éste, me temo que será el último que te coja para revisarlo.

Así que no lo pensó dos veces. Aquella historia que rondaba su cabeza desde hacía años, pero que nunca se atrevió a plasmar, podría ser su salvavidas. Ahora o nunca.
Sacó del cajón del escritorio sus amarillentos esquemas y empezó a revisarlos. Necesitaría unos retoques, pues había ciertas ideas que ya no le parecían tan buenas, pero en esencia, era la base sobre la que trabajaría. Ahora había más medios a su alcance para hacerse con la información que buscaba, ya que no quería quedarse con la superficialidad de una historia infantil. Deseaba algo más profundo.

Comenzó la recopilación: diccionarios, enciclopedias, atlas, bibliotecas especializadas y archivos. Hizo acopio de información, realizó fichas, esquemas y resúmenes de todo aquello que le interesó y estableció el cuartel general en su salón. Allí, sobre el escritorio, lo dispuso todo: información, ordenador y café.
Se dirigió al equipo de música y puso algo relajante, que le ayudara a concentrarse, se sentó y, tras ordenar los esquemas, se dio cuenta de que no necesitaba nada más. Todo estaba listo.

Un estruendo cruzó la casa.
Un poco más y se le salía el corazón por la boca.

Maldita sea. Había olvidado desconectar el teléfono.
¿Quién demonios será?

- ¿Sí?
- Soy yo, Roberto.
- ¿? ¿Pero qué...?
- Necesito hablar contigo. Es importante... Urgente... que hablemos.
- ¿Urgente...? Hace años que no sé de tí y me llamas así... ahora...
- Lo sé... Pero NECESITO que nos veamos. En el café, en media hora.
- ¿...? ... ¿Estás en la ciudad...?
- Date prisa, por favor.


Y tal y como escuchó su voz, dejó de hacerlo. El escalofrío que recorrió su cuerpo la primera vez volvió a sentirlo de nuevo. Tantos años, y venía a llamarle ahora... justo cuando no podía distraerse, cuando nada podía apartarle del trabajo.
Pero, había notado mucho nerviosismo en esa conversación.
Intranquilidad.

¿Qué puede querer?


Mierda. Tenía que averiguarlo.





11 comments:

María said...

AAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!

Más relatos por entregas???... mira que os gusta manternernos a la audiencia fiel en vilo... jijiji!

¿De qué iba el libro?

Ummmmmmmm, ¿de qué quería hablar?

¿Quién es Roberto?

Tengo demasiadas dudaaaas!! Soy demasiado curiosa e impaciente!!

A mí me pasa igual, me alegro cuando te alegras, me pongo triste cuando tú lo estás e intento arrancarte una sonrisa...

Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaacks

Argos (lobo negro) said...

Assssssssssuu!!! @.@
Esto esta electrizante. Mil cosas se me cruzan por la cabeza al leer esto. Que Agata Christie ni que ocho cuartos... Esta entradita esta cheverengue.

Un gran abrazo y si sigues asi de buena voy a tener una copita de vino a la mano cada vez que venga a visitar.

Pd. Y por cierto... ahi no termina mi historia. Antes de regresar a la ciudad me queda tiempo para un post mas. Al menos medio minuto mas.
Mil gracias por tus tiernas palabras, y yo tambien pienso igual... si la terminara ahi, seria una "$#rda de cuento XDDDD

Anonymous said...

Ays, qué intriga. Odio que me dejen así, pero por otra parrrrte...

Tale said...

Bien! bien! bien! bien!

me gusta

creo que más le vale a Roberto que venga con algo importante.

¿qué podrá querrer?

mierda!, tendré que volver por aquí para averiguarlo.


PD. ;) de todas formas iba a volver igual.

Un *

Armin Meiwes said...

Cómo te gusta hacerme sufrir jodía.
Es de final indefinido? o tendrá continuación, en cualkier caso, yo iría a ése cafecito k tiene pinta de ir bien cargado.
Me puede la curiosidad.

Muchas películas de misterio ¿eh?.

Un abrazo de dos rombos, only for you.

Tamaruca said...

A menudo, si estoy haciendo algo que me apetece, me cuesta mucho dejarlo por una "llamada de auxilio"

Creo que me estoy volviendo egoísta...

¿Quién te llama? Si dejas tu libro es porque realmente te importa esa persona, uhm...

¡Qué intriga!

Yarina said...

Paso a saludar.

En otro momento anímicamente más potable te leo :)

Fétido said...

La curiosidad mató al gato.

Mondarina said...

Andaaaaa.... y nos deja a medias!! Eso está tela de feo, eh?

A que monto aquí mismo una timba de apuestas sobre las dudas e interrogantes más inciertos de tu entrada!!

Yo digo q Roberto es... y que el libro...

Bueno va, me callo vaya a ser que lo estés escribiendo sobre la marcha y te vaya a joder la libertad de creación :$ (deu me libre... amén).

Publica pronto o te monto la timba de verdad... Te doy 48 horas (ultimatum tipo pelicula). Venga va, no hay tiempo límite, pero publica yaaaaaaaaaa *-)

Ya me callo... tengo los nervios a flor de piel con la feria :(

Un besitoooo

due said...

Hace días que dejaste el libro para acudir a esa misteriosa cita... Y bien?como fue?
Ains...
Es que nos dejas a medias y claro...

Un besote

Hache said...

Que se olvide de lo que iba a escribir y que escriba sobre el tal Roberto, que tiene pinta de ser más interesante. Digo yo.

Ya he vuelto, pecadora. Como Suatseneguer