Friday, 27 October 2006

El paquete.




3:27 a.m.

Llevaba horas dando vueltas. ¿Qué hacía?...
¿Y si lo abro y luego lo vuelvo a cerrar...??
Roberto le había entregado ese paquete hacía horas y no dejaba de pensar en cómo y porqué se lo había dado. Cómo... La forma tan misteriosa de dárselo, ese secretismo sobre lo que guardaba... era evidente que había alguien más interesado en lo que fuera que guardase ese envoltorio... Y porqué... ésa era una cuestión que aún no comprendía. Después de tantos años, había vuelto pidiendo su ayuda. Debía de ser algo muy importante para que se atreviese a presentársele de nuevo. ¿En qué podía estar metido ahora? Alguien lo buscaba, y jamás le había visto esos nervios, esa desesperación, esa angustia que tenía transformada la expresión de su cara en... ¿miedo? Puede ser...


5:13 a.m.


No dejaba de dar vueltas. Decidido. Fue hasta el escritorio y sacó las tijeras del cajón, en ese mismo momento iba a desenvolver aquello y ver qué demonios tenía dentro. Raaassss! ¿Qué?? Joder, otro envoltorio... Aquello parecía una broma pesada, y como lo fuera, Roberto iba a arrepentirse con creces. Retiró el envoltorio por completo y pudo ver un sobre pegado al papel que cubría el dichoso paquete. En el sobre se leía "Instrucciones."
Tampoco sería tan grave leerlas... ¿no? Si lo pensaba otra vez, seguramente volvería a dejar el sobre allí y regresaría a la cama a intentar dormir un poco... pero si no leía aquello no podría pegar ojo... así que no lo pensó de nuevo y lo abrió. Sacó la única hoja que guardaba y se dispuso a leerla.
Lo único que decía era que el "receptor" Creo que soy yo... debía acudir en un taxi a la dirección que se especificaba más abajo, con el paquete y en solitario. Le sonaba esa dirección... Era un edificio abandonado que habían querido derribar hacía un par de años, pero que no pudo ser por las acciones de la asociación de vecinos del bloque contiguo, que pretendían proteger la construcción y restaurarla por su interés histórico. Sí... interés histórico... já, había pensado cuando se enteró. Lo único que querían era alimentar los rumores sobre lo que ocurrió en el edificio con las visitas "informativas" guiadas que tenían planteadas. Lo sabía muy bien porque en su día fueron a pedirle que colaborara. Ni de coña.
Pensó que tendría que ir hasta allí, pero ¿le estarían esperando...?¿Sabía Arturo que tenía el paquete y que no sería Roberto quien aparecería...? Dijo que llamaría temprano... Si le había dicho que llamaría es porque Arturo ya sabía quién tenía el paquete... ya sólo era cuestión de esperar hasta que sonase el teléfono. Debía intentar dormir un poco, pero sabía que con esos nervios encima no iba a poder. Así que se sentó en la butaca que tenía cerca de la ventana del salón a esperar esa llamada. Sin darse cuenta empezó a recordar qué era lo que sabía de Arturo. Jamás le había visto. Sólo sabía de él por lo que su madre le había contado.

- Es estupendo. Trabajador, culto, honrado, cercano... Amable, leal, una persona con unos valores firmes, fiel a sus principios y a la gente que quiere... Se podría decir que es un hombre que se ha hecho a sí mismo... Te sonará muy típico, pero es cierto.

Nunca le dijo nada concreto. Dónde nació, cómo le conoció ella, el color de sus ojos, nada... Pero, le hablaba tanto de él, que era como si le conociese de toda la vida. Y ahora, al fin, le vería. No eran precisamente las mejores circunstancias, pero ya nada se podía hacer.


7:09 a.m.


El teléfono le despertó. Se había dormido y ni se había dado cuenta.

- ¿Sí?
- ¿Tiene el paquete?
- ¿Quién es usted?
- ¿Roberto no le dijo que le llamaría?
- Eeeh, sí, sí. Dígame.
- Está bien. Ábralo y mire dentro del sobre. Esté en esa dirección a las 8. No falle.

Y colgó.
No tardó nada en prepararse.
Nada más cerrar la puerta, oye detrás de sí una voz, chirriante y desagradable, que le dice Eh! Se gira y ve a tres tipos en el rellano. Dame ese paquete. El que habló era un tío bajito, pelirrojo, y se notaba en su actitud, en su tono de voz, que era un prepotente y un altanero, y en el hecho de que llevase puestas unas gafas de sol, un estúpido. Los otros dos, la pesadilla de todo sastre: dos armarios enormes con bultos musculosos por todas partes, uno moreno y uno rubio, para hacer honor a la canción, apostados detras del pelirrojo. Iban los tres muy trajeados. No tengo todo el día. Dámelo.Seguramente eran los que perseguían a Roberto, así que no podía fiarse de ellos, en realidad ¿de quién podía fiarse? ¿Tan importante era aquello?

- No quiero tener que hacerte daño, así que será mejor que colabores. - El paquete era poco disimulable, porque, a pesar de ir dentro de una mochila, el peso lo delataba.
- ¿Quién eres?¿Por qué iba a darte nada?
- Eso no te importa, y te conviene dármelo si no quieres pasarlo mal.- Me parece que no, aunque parezcáis los Ángeles de Charlie, no me dáis confianza.

No reaccionaron hasta que alcanzó la escalera sur y comenzó a bajar por ella a trompicones. Estaba claro que el peso del jodido paquete le retrasaría y esos tipos acabarían por alcanzarle. Cuando salió a la calle corrió todo lo rápido que pudo, con toda la fuerza que le dieron las piernas... sin mirar hacia atrás... cada zancada le costaba horrores... se le agitaba la respiración cada vez más al oír sus pasos coreados por los de sus perseguidores... le pisaban los talones... ¡su salvación!¡Un taxi! No dudó en subir a él e indicarle la dirección.
¡Deprisa, deprisa!
No podía dejar que le atrapasen.


7:57 a.m.

El edificio estaba tal y como recordaba. Aún no habían comenzado con las tareas de restauración y se veía abandonado. Era casi la hora, así que no lo dudó más. Empujó el portón principal y éste se abrió con dificultad, arrastrándose por los polvorientos tablones del suelo. El aire estaba viciado, y todo oculto por una espesa sombra, apenas se distinguían las formas allí dentro... Supongo que tendré que acostumbrar la vista... Se adentró aún más y pudo ver el comienzo de la escalera a mano derecha, justo enfrente, un mostrador tras el que se situaría en sus tiempos un portero, y a la izquierda, una puerta cerrada con un letrero: "Trastero".

Allí estaba, de pie, sin saber muy bien qué hacer. ¿Subía las escaleras?¿Iba a la parte trasera del mostrador, al cuarto del portero?¿Esperaba una señal?¿Se acercaría Arturo?¿Cómo sabría que era realmente él? Mientras pensaba en ello, escuchó un silbido. Se asomó al hueco de la escalera y vio una figura asomada por la barandilla, en el último piso.







- Te esperaba. Sube.

10 comments:

Hoshi said...

Alaaa!!

Etso me da que es una historia en capitulos?? xD, pk akba en el momento interesante, quien es el q la hace subir? ^o) Y el pakete, pk tanto misterio? o.o

Y roberto, kien es? XD

(pk a ser q sea una historia en capitulos, nu me e leido el resto.

Bueno, ya he visto el video xDDD. Nu comments.

Un besooo!!

p.d. Omeee... un dia probaré de teñir un lobo de color rosa... a ver q tal xD

Hoshi said...

x cierto, ¿sabes q el titulo da q pensar? xDDDD

Tamaruca said...

Ainsss... qué stress con los ángeles de charlie!! xDD

¿¿Y encima nos dejas sin ver la cara de Arturo?? Pero bueno, esto es digno de antena 3, que cuando vuelven de publi ya no sabes qué estabas viendo. ¿¿Pero cuanto corte publicitario?? Mala ;P

Muackss ^^

Tamaruca said...

xDDDDDDDDDDDDDDD

Ostras es verdad, xDDDDDDD

Menudo título le has cascao al post xD

Tale said...

Jo, me he lanzado a leer para ver si averiguaba el contenido del paquete y me quedo con las ganas.

Además ahora hay tres tíos que no se quien los ha enviado, y un desconocido que espera...

Ains....

Si fuera un libro ya me lo habría acabado :D

Pero no habrá más remedio que esperar. (y además me temo que a cada capítulo se van a acumular más preguntas que respuestas)

Buenas letras.

besos

Mondarina said...

Me va a pasar con tu historia como con perdidos, q me tiene super en vilo y no se si prefiero sufrir un poquito cada semana, o intentar desconectar y disfrutar de la temporada entera cuando esté acabada...

No puedo con esto de que me dejen con la miel en los labios!!

Eres lo peorrrrrrrrrrrrrr

(ya supongo q lo sabías, ya)

Te hemos echau de menos... que lo s-e-p-a-s!

Muchos besos!!

Armin Meiwes said...

La verdad es k no soy de entregas por fascículos, pero en este caso soy paciente, y los resultados están siendo bien buenos.

Tal vez podrias darme avances por messenger esta semana sobre el siguiente capitulo (aunke es solo una excusa para k te conectes)

Er...¿eso lo he puesto también? bueee k mas da.

Salud hermana, organizate bien las ideas k el siguiente capitulo tiene k ser sonado y lo será.

Salud chikilla, un abrazo.

Tamaruca said...

^^

Sí, sé de quien hablas, pero no es el mismo.

¿Cuándo vas Tú? Yo en principio el primer finde de diciembre toi allí, quería bajar antes pero no creo que pueda... ya nos hablaremos ('=')*

Muacksss!

guizmo, el ratón de salón said...

Joer con los capítulos. Y qué coño habrá en ese paquete... Me parece a mí que nos espera un giro final al más puro estilo Shyamalan. Habrá que esperar pues.

Fétido said...

No, que me tiras de nuevo.

Sin coñas: no subas.