Wednesday, 11 October 2006

Al andar se hace camino.




Primero fue sólo una adicción, algo a lo que se acostumbró, y que con el paso del tiempo llegó a necesitar. Una droga, un vicio del que no podía prescindir. Años con un cuelgue inconsciente.
Hasta que se dio cuenta de lo dañino que era, de los horribles efectos de dependencia, de falta de libertad, de anulación total de la posibilidad de crecer y ser una persona adulta, del dolor que le producían. Era veneno. Un veneno tan potente que sólo con olerlo destruye el cuerpo y el alma.
Ahí estaba otra vez. Esperándole. No recordaba cuántas veces había estado así, pendiente de una puerta por si por fin la cruzaba y se sentaba a su lado. ¿Hasta cuándo seguiría haciendo el imbécil?¿No has tenido bastante?¿Por qué te haces esto...? Mffff... Ya es inevitable.

Media hora. Dos horas. Esto era demasiado. Me marcho.
- ¿Me cobra el café? - De repente se abre la puerta. Ya llegó.

Refleja cansancio, pero su cara se llena de esperanza al verle. Se acercó hasta allí y permaneció de pie hasta que recibió el gesto de cabeza que le indicó que se sentara.
No hizo ademán de acercarse para estrecharle la mano, darle un abrazo o siquiera un beso. Después de tantos años sin verse, habría sido lógico, pero no en su situación. En la situación en la que se encontraban ambos. Lo más que hizo fue dibujar una leve sonrisa de satisfacción porque estuviera allí, porque hubiera acudido a pesar de todo. Cuando llamó tenía la seguridad de que acudiría, pero al retrasarse, sospechó que no le esperaría.
Pero no fue así. Allí estaba.

- ¿Qué tal estás?
- Bien, dentro de lo que cabe. - No era necesario ningún preámbulo. ¿A qué estaba esperando para decirle qué quería a estas alturas del partido? - Bueno, dime ¿qué ocurre? Me tienes en vilo.
- Necesito tu ayuda. Es por trabajo, no te preocupes.
- No lo hago. Pero tu trabajo no tiene nada que ver con el mío, así que no sé...
- Lo sé, por eso nadie vendría a buscarte - Su gesto era de preocupación y angustia, pero por otra parte, de cierto alivio por encontrar lo que parecía una salida. La cosa se estaba poniendo misteriosa, y algo que no soportaba eran los misterios... y la gente que se las da de misteriosa. - Quiero que te hagas cargo de un paquete. ¿Lo harás?
- Espera un momento. ¿Un paquete...? ¿Qué clase de paquete?... ¿Quién vendría a buscarme por hacerme cargo de un "paquete"? Ya sabes que no me gustan los misterios... ni que me mientan.
- No voy a mentirte. Al menos... esta vez no.
- Eso espero - Ya me has hecho demasiado daño - ¿De qué se trata?
- Necesito que tengas esto, y que te encuentres con la persona que te llamará mañana temprano - Sacó un enorme paquete de la mochila que traía consigo y se lo pasó por debajo de la mesa. Era rectangular, y pesaba una tonelada, kilo arriba, kilo abajo - NECESITO que hagas esto por mí. No puedo confiar en nadie más... por favor.

Le miró a los ojos. Esos ojos castaños suplicantes que en otra época y en otras circunstancias habían conseguido trastornarle, y que, si seguía observándolos, le conducirían a una esclavitud de la que consiguió escapar con mucha dificultad. Desvió la mirada hacia el paquete que ahora tenía entre sus manos.

- No puedo aceptar sin saber qué se está cociendo aquí... ¿Qué pasa? Me dijiste que no me mentirías. Cuéntame, vamos.
- Está bien, está bien. Preferiría que supieras lo menos posible, no quiero ponerte en peligro. Tú sólo tienes que tener esto hasta que recibas esa llamada, encontrarte con esa persona y entregárselo.
- ¿Me utilizas de mensajero...? ¿Sabes que el mensajero es el primero que muere en todas las películas? Con algo de información ya no sería un simple correo... - No podía quedarse sin saber.
- Se trata de la investigación de tu madre. - ¿Qué? - Encontré lo que ella buscaba antes de morir. Pero no sólo lo quería yo... ahora saben que lo tengo y vienen a por mí... tampoco puedes quedártelo porque podrían encontrarte... por eso tienes que entregárselo a Arturo cuando le veas. Prométeme que lo harás... PROMÉTEMELO.
- Vale, vale, tranquilízate. Lo haré. - Arturo... ¿qué tenía que ver él con todo esto?

No tardó mucho en despedirse, lo único que le dijo antes de salir por esa puerta fue que no fallara a la cita, que era necesario que Arturo tuviese ese paquete con él.

Esta vez sí le dio un abrazo. No sabían que sería el último.
Ahora sólo quedaba esperar.





Esperar y ver hacia dónde le conduciría este tren.

10 comments:

tale said...

Al menos Roberto no venía con chorradas. Este paquete quema. Hasta el joven Vito Corleone abrió el paquete que le dejó su vecino para chafardear. Necesito urgentemente un scanner para ver que hay dentro.
Esperaremos.....

Un besete.

Anonymous said...

Y ahora yo me preguntaría, ¿y por qué lo coge?


Pero es que todos los tontos somos iguales. Nos miran los mismos ojos y ya la hemos jodido.

Zeitgeist said...

¡¡¡No lo cojas!!! ¡¡¡Es una bomba!!!

Te van a volar el culo por pardilla.

Tamaruca said...

Toi con Zeit... p'a qué lo cogess... paquete caca, paquete caca! Suelta!

Jo, cuando he leído el primer párrafo me he sentido fatal ahí con el magnum almendrado en la mano... ainsss... qué mierda poder tendrán las almendritas que me supera???

Fétido said...

Calcula lo aburrido que sería esto si Pandora no hubiese abierto la caja...

marta marmota said...

Continuará?

Hache said...

Arturo va a terminar como la Zaldívar, por pringao. xD.

Mondarina said...

Es la cabeza de su padre...

O la espada "excalibur", por eso se la tiene q entregar a Arturo. Pesa tanto porque está "pinchada" en la piedra! A que sí? :P

Venga, desvelalo yaaaaaa

Qué nervios, jo!! :$

Escribes las cosas entonces sin sabes cómo acaban o qué pondrás después de lo q acabas de teclear? Mola!! Yo tb lo hago así. Un día podíamos probar a esciribr algo pasandonoslo y continuando el trozo anterior cada uno en su espacio o algo así (o con más gente si se apunta). Rollo "cuentacuentos comuna" :D
Yo siempre inventando!

Por cierto... estoy con altos niveles de preocupación y angustia... Fui entrar a tu otro sitio y no me dejó. Me da error. Es que te lo cerraron? Lo cerraste? Lo estarías actualizando en ese instante y por eso daba error? O simplemente te arrepentiste de cursarme el pase VIP? :(( Pensaba darle un buen uso, jopetitas! *-) (como ya te mal usaron uno pues hale!! jors!!)

Bueno, besines múltiples.

guizmo said...

Olé, puro y duro suspense... Ella tenía razón. Siempre muere el mensajero.

ANNA said...

Ufff un paquete con algo... si fuera yo lo abriría sin pensar... demasiado curiosa, aunque más de una vez la curiosidad mató a la gata...